Análisis: ¿Dónde están los grandes del fútbol del Eje?

Once Caldas, Deportes Quindío y Deportivo Pereira no son ni la sombra de lo que alguna vez fueron. Si bien no figuran entre los ‘grandes’ del país, en algún momento se destacaron por ser animadores.

A los hinchas de equipos profesionales de fútbol del Eje Cafetero parece ser que les tocará vivir del recuerdo. No se haga raro que en las tertulias de cafetería venideras no se hable de los gloriosos años del balompié de la región ni de las grandes figuras que aportaron a nivel nacional e internacional, sino que se empiecen a rascar la cabeza al son de un café o una aromática para bajar los nervios, sobre cómo regresar a los tres a la primera división.

Foto cortesía Deportes Quindío/El equipo de Armenia podría ascender a la primera división si derrota a Cortuluá en la final de la B

11 años de sequía completaron, desde el segundo semestre del 2010, cuando Once Caldas quedó campeón, no se volvieron a saborear las mieles del triunfo, la dicha de besar el trofeo y estar en la cúspide. Aunque si bajamos un escalón, podremos decir que el Deportivo Pereira festejó su ascenso en el 2019 para la temporada 2020, en la que pende de un hilo y podría volver a caer.

El ‘Blanco’ manizaleño, de malas campañas en los últimos años, si no se pellizca, podría estar luchando por no descender en el 2021. Quindío es el que parece estar cómodo en la segunda división desde el 2014 y en cada temporada posterior tuvo pocas opciones de ascender.

Probablemente el próximo año ya no se juegue el clásico del Eje Cafetero entre Once Caldas y Pereira, pero en el 2022 todos unidos en la segunda, podrían estar disputando los clásicos de la región, dirían los menos optimistas.

Entre camiones, traspasos e incertidumbre

Kenworth de La Montaña, una multinacional que comercializa tractomulas, llegó como salvación al Once en el 2012. No solo le quitó las deudas de encima, sino que con refuerzos pudo salvarlo del descenso.

Sin embargo, el club se convirtió en una carretera pendiente tipo La Línea o Letras, que en los primeros partidos sube en la tabla de posiciones, se ilusionan sus hinchas, pero a mitad de temporada empieza su descenso y ruegan por el puntico que los clasifique en la última fecha.

Está la salvedad del primer semestre del 2021, una de sus peores campañas, en la que nunca mostró capacidades de estar entre los mejores ocho y por el contrario luchó para no ser el último. El espectáculo lo brindó con Pereira por no quedar uno por debajo del otro. El Matecaña fue 14 entre 19, mientras el Blanco le siguió en el puesto 15.

Malos manejos, directivas sin sentido de pertenencia por la ciudad, ni por la hinchada y menos por el equipo. Una plaza como Pereira, con el Hernán Ramírez Villegas, con una afición que no desfalleció mientras estuvieron en la B, se merece verdaderos dolientes, con aspiraciones y objetivos ambiciosos, piensa el hincha Matecaña.

Los ‘Cuyabros’, cuyo propietario sigue siendo un poco querido Hernando Ángel y contra quien abundan los reproches de los aficionados quindianos, están cerca de disputar una nueva final en la segunda división. Fueron primeros en su cuadrangular, pero no vaya a ser que se desinflen y tengan que volver a comenzar.

Decepción tras decepción dice un seguidor del Quindío. Lo tienen como una cantera y vitrina, vender unos jugadores y no invertir. Es un amor heredado, y el desgaste ya es tanto que ni se pone triste.

Foto cortesía Deportivo Pereira/El Matecaña lucha por mantenerse en la primera divisi´ón

Figuras momentáneas

De Casimiro Ávalos, Jorge Ramón Cáceres y Guillermo La Rosa a Alexis Márquez, Fernando Uribe o Juan Camilo Hernández, por Pereira; De Oswaldo Palavecino, Isidro Olmos o Fernando Castro a Juan Carlos Henao, Arnulfo Valentierra y Sergio Galván, por el Once; de Roberto Urruti, Darío Campagna o Alcides Saavedra a Juan Fernando Caicedo, Hugo Rodallega o Elkin Murillo.

Dicen que todo tiempo pasado fue mejor. No fueron equipos de muchos títulos, pero dieron el espectáculo incluso con estrellas del extranjero. No era casualidad que los estadios permanecieran a reventar y que las camisetas de cada equipo se portaran con orgullo. Hoy, si acaso, los viejos las lucen. Se salva Once Caldas, campeón de la Copa Libertadores en el 2004.

Hoy se convirtieron en equipos de paso para jugadores que llegan de otras latitudes. Se forman desde las inferiores quienes llegan de Cauca, Valle del Cauca, Atlántico u otros departamentos, para mostrarse por algunas temporadas y salir rápidamente al exterior. Sus clubes salvan el año con su venta.

Es raro ahora ver a los muchachos de la tierra triunfar con el ‘Blanco’, el ‘Matecaña’ o el ‘Cuyabro’. Espacio no hay para ellos y los pocos que se destacan fracasan en su intención de figurar y terminan relegados a equipos aficionados o de otras regiones, en donde los acogen mejor, tal y como ocurre con los que arriban al Eje.

El futuro no está muy claro. Deportes Quindío parece intentar su ascenso esta vez, pero Pereira es un firme candidato a reemplazar su plaza en la B, mientras que el Once entró en la moda de la venta de jugadores y de campañas de mitad de tabla. Los hinchas, eso sí, están divorciados con los que ponen la plata en los tres del Eje Cafetero.

Lo que ganó cada uno

Once Caldas: Copa Libertadores del 2004 y cuatro títulos de la liga colombiana en 1950, 2003, 2009 y 2010.

Pereira: Campeón de la segunda división en el 2000 y el 2019.

Quindío: Campeón de la liga colombiana en 1956 y campeón de segunda división en el 2001.

Fundación y dirigentes

Deportes Quindío: fundado el 8 de enero de 1951. Su presidente y propietario es Hernando Ángel.

Deportivo Pereira: fundado el 12 de febrero de 1944. Su presidente y gerente liquidador es Jhon Ómar Candamil.

Once Caldas: fundado el 16 de abril de 1947. Su presidente es Tulio Mario Castrillón y su propietario es Jaime Pineda.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami