Análisis: ¿En batalla contra COVID-19, llegamos a etapa de ‘sálvese quién pueda’?

Las UCI están en colapso, los contagios no cesan y la indisciplina social persiste. Alcalde de Armenia descartó cierres, Minsalud dice que el efecto está causado y los profesionales de la salud claman por la vida y la sensatez. ‘Autocuidado’ y vacunarse, la estrategia para combatir el coronavirus.

El debate que abrió el manejo de la pandemia, desde su aparición en el mundo, aumenta como los casos y las muertes por COVID-19. Mientras los desenlaces fatales no cesan, se colapsan los sistemas de salud y se golpea la economía, las autoridades no han llegado a un acuerdo para articular el trabajo que salve vidas y la economía, por lo que se abre un escenario poco alentador, el de ‘sálvese quién pueda’.

Y es que esta semana, al superarse la cifra de 100.000 muertes en Colombia y el récord diario de decesos, más de 700, la polémica se sigue alimentando en un momento de incertidumbre que golpea a todos los sectores y amenaza con efectos aún más devastadores.

La Alianza para la Salud y la Vida, organización que congrega a más de 150 entidades del sector salud, sostuvo que la estrategia del gobierno nacional es nefasta. “Colombia, al parecer, y como lo estamos evidenciando en las palabras del ministro de Salud, ha optado por una estrategia de permitir una transmisión viral incontrolada del SARS COV-2, consiguiendo una infección progresiva de la población (inmunidad de grupo)”.

“Esta es una fórmula de control larga y costosa que conlleva un impacto en enfermedad y muerte inaceptables, particularmente, para los grupos con mayor riesgo de contraer formas graves de la enfermedad, y generando un colapso inmanejable del sistema sanitario. Esta estrategia, de manera nefasta, afecta de forma desproporcionada a las personas y comunidades que afrontan la mayor vulnerabilidad económica y social”, comunicó en un documento el colectivo.

En el minucioso análisis de la entidad, se enfatizó en el mandato de proteger la vida. “Hay que impactar en la eliminación de la transmisión comunitaria, equilibrando, de manera racional y segura, los desafíos de la sostenibilidad económica con la salud, pero sin desviarse del mandato original y supremo de proteger y garantizar
la salud y bienestar de las personas, procurando no trasladar, exclusivamente, esta responsabilidad a la ciudadanía, lo que sin dudas incrementa el pánico, la incertidumbre, la pérdida de confianza y credibilidad en las
instituciones”.

Y subrayó, la Alianza por la Salud y la Vida: “Exigimos que se proteja el Derecho a la Vida a fin de que prevalezca el debido y oportuno cuidado a la población por sobre cualquier otra pauta o interés de naturaleza pública o privada, como lo señala la Relatoría Especial sobre los derechos económicos, sociales y ambientales de la CIDH sobre los Derechos Humanos de las personas con COVID-19”.

“No aguantamos más cierres”: alcalde de Armenia

La opción para la administración de Armenia en su responsabilidad de contener la cadena de contagio del COVID-19 en la ciudad no ha sido el cierre , porque según el mandatario quindiano el “comercio no aguanta más cierres ni golpes a la economía”.

Esta posición se ‘sintoniza’ parcialmente con la del ministro de Salud, Fernando Ruiz, quien esta semana, y a pesar de las altas cifras de positivos y muertes, las más altas en lo que va de la pandemia, consideró que “el efecto está causado, las personas que fueron afectadas ya están en UCI”, indicó el funcionario nacional, aunque no descartó que se podría volver a medidas más restrictivas.

Es una realidad que Armenia concentra el mayor número de casos en el Quindío y que el Hospital San Juan de Dios de Armenia soporta la mayor presión para la atención de los pacientes críticos, esta semana llegó al 100% de ocupación UCI, no obstante se ha mantenido la posición de avanzar en la reactivación económica, por parte de la administración local.

“La ciudad no aguanta más cierres y golpes a la economía, es cuestión de cuidarnos entre todos. Si los ciudadanos acatan las medidas de bioseguridad y los empresarios nos ayudan con los aforos, podremos enfrentar esta situación tan compleja entre todos”, dijo el mandatario de los armenios en su argumentación de no extremar las restricciones, y quizás ordenar un confinamiento, el que para un sector de los armenios es una urgencia.

Gobernador pidió más toma de muestras a sus alcaldes

El gobernador del Quindío, Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas, paralelo a su insistencia para que los ciudadanos extremen las medidas de autocuidado, mantengan las normas de bioseguridad y no se expongan a la posibilidad de contagiarse con COVID-19, pidió a los alcaldes del departamento que intensifiquen otras estrategias para combatir el coronavirus, como es el caso de la toma de muestras.

“Hay que volver a intensificar la toma de muestras, una acción que ha decaído, e igualmente seguir con el compromiso que hasta ahora se ha tenido con la vacunación, actividad que presenta al Quindío como el cuarto departamento del país con mayor efectividad en este apartado”, solicitó a los burgomaestres de la región.

Jaramillo Cárdenas reconoció que la actual situación es más fuerte que la de enero pasado. “Seguimos en alerta roja hospitalaria; es el momento más crítico desde el inicio de la pandemia, con una ocupación UCI que supera el 90 por ciento… Habíamos tenido una crisis fuerte el pasado 20 de enero, pero la de ahora la supera”.

“El efecto ya está causado”: ministro Ruiz

Por su parte, el ministro Ruiz, que no sustenta directamente la directriz por los efectos en la economía, aseveró que “en este momento no tiene sentido cerrar el país cuando el efecto en las UCI está causado”, explicando que “primero se da el evento desencadenante, que podrían ser aglomeraciones o movilizaciones; siete días después el contagio generado por ese efecto; 14 días después primeras hospitalizaciones y entradas a UCI. Lo que sucedió en el momento en que se generaron estas aglomeraciones y movilizaciones es que no se pudieron tomar medidas epidemiológicas porque era un tema masivo, así que en este momento no se podrían tomar medidas porque ya el efecto está causado”.

En lo que sí están de acuerdo los dos es que la responsabilidad por la salud y vida es individual, en primera línea, y colectiva al afirmar que “todos nos debemos de cuidar”. “El virus llegó y no sabemos hasta cuándo va a estar entre nosotros, y aunque avanzamos con el proceso de vacunación, el autocuidado es muy importante”, declaró el alcalde Ríos Morales, al invitar a no bajar la guardia, como lo aseguró el mismo ministro Ruiz: “Invito a la ciudadanía a no bajar la guardia con las medidas de autocuidado y a acudir a la vacunación si se encuentran priorizados en las etapas ya abiertas”.

Entre tanto, el alto funcionario precisó que hay “responsabilidades conjuntas” no solo en el manejo de la pandemia sino también en el Plan Nacional de Vacunación, luego de un rifirrafe con el alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle. “… cada alcalde tiene que hablar con su gobernador, esto en el sentido que desde el gobierno nacional cuesta mucho trabajo estar administrando la interacción entre alcaldías y gobernaciones en la entrega de vacunas. Enfrentamos situaciones de este tipo constantemente y nosotros definimos en los decretos mesas territoriales donde se tienen que sentar y hacer la planeación, no podemos ser nosotros quienes hagamos la planeación en territorios”.

Y complementó: “La invitación para alcaldes y gobernadores es ser lo más proactivos y propositivos para que juntos podamos avanzar en la ejecución del Plan Nacional de Vacunación”.

“No se puede trasladar la responsabilidad a la ciudadanía”: Alianza por la Vida

Las organizaciones médicas, epidemiológicas y científicas del país han sido insistentes en la urgencia de hacer un giro en el manejo de la pandemia y cuestionaron la posición de trasladarle la responsabilidad a la ciudadanía.

La Alianza por la Salud y la Vida indicó: “Ante las más recientes declaraciones del Ministerio de Salud y Protección Social, reiteramos nuestra preocupación por insistir exclusivamente en trasladar la responsabilidad de la pandemia a la población. Al contrario, existen múltiples estrategias en salud pública para abordarla”, a la vez que socializaron un documento científico para sustentar sus afirmaciones.

“La ciudad más afectada en este momento es indudablemente Bogotá (…) tiene una positividad por encima del 40% (…) es decir que el 40 % de las muestras que se toman salen positivas. Eso nos indica que ya existe un hipercontagio en la ciudad. En este momento, cualquier medida que se haga va a tener muy poco efecto realmente, porque ya el contagio está dado… lo que queda por hacer es aumentar la rigurosidad en el distanciamiento social, y ” esperar un poco a que las cifras de la ciudad se atemperen, lo cual esperamos que se dé en las próximas semanas”, expresó el titular de la cartera a Caracol Radio.

Esto fue cuestionado por la Alianza, que se pronunció: “Nos preocupa el pronunciamiento de la máxima autoridad del ente rector y garante de la salud pública del país, el Ministerio de Salud, pues no es consecuente, ni toma en cuenta el momento epidemiológico del país, el dramático colapso del sistema sanitario, el desabastecimiento de insumos, medicamentos y tecnologías, tampoco, con el impacto de las secuelas, condiciones post COVID-19 e incremento de la demanda de servicios por cuenta de las enfermedades transmisibles y no transmisibles desatendidas, además del agotamiento, riesgos en salud mental y estabilidad laboral del talento humano, así como la crisis socioeconómica de la población”.

Llamado del hospital San Juan de Dios

Igual, desde el Hospital San Juan de Dios de Armenia se ha invocado por la responsabilidad y las medidas de autocuidado. “Desde el inicio de la pandemia, el Hospital San Juan de Dios de Armenia ha brindado una respuesta oportuna y de calidad a la población del Quindío afectada por el virus, llevando a cabo adecuaciones en infraestructura, esfuerzos presupuestales y atención inmediata con el recurso humano disponible, que ha renunciado a descansos, ha puesto en riesgo sus vidas y la de sus familias, con el único propósito de salvar vidas y cuya labor ha requerido de la adquisición de insumos y medicamentos no previstos en los planes de compra institucionales”, precisó el gerente de la entidad Rubén Darío Londoño Londoño.

A su vez, hizo el llamado para usar de manera eficiente el servicio de urgencia, ante el alto porcentaje de ocupación. “Un llamado urgente se viene haciendo de manera conjunta entre el Hospital San Juan de Dios y la Secretaría de Salud Departamental, a toda la comunidad quindiana para que acuda al servicio de urgencias de la institución hospitalaria, sólo cuando sea estrictamente necesario y de esta manera se evite congestión en la atención que allí se presta”, y se advirtió de la escasez de medicamentos.

Entonces, ¿qué se propone: eliminación o mitigación?

La Alianza por la Salud y la Vida sugirió que se avance en la estrategia de eliminación y no mitigación, esta última que se basa en aplanar la curva, más no en llegar a COVID cero, por lo que se requiere de la articulación de una sociedad y sus sectores, armonizada. “Los países que sistemáticamente han tenido como objetivo la eliminación de la pandemia definiendo acciones excepcionales y sistemáticas para detener la transmisión del SARS-CoV-2 han obtenido mejores resultados que los que han optado por la mitigación. La tasa de mortalidad por COVID-19 es 25 veces menor en los países que optaron por la eliminación, tales como Australia, Islandia, Japón, Nueva Zelanda y Corea del Sur”.

Ante la situación crítica, no solo en el Eje Cafetero sino en el país, la Alianza recomendó: “En este sentido, esperamos una respuesta de alto nivel, estructurada, basada en el análisis claro y transparente de los datos, que tome en cuenta de manera real los aportes de la comunidad científica, académica, los gremios en salud, para impactar en la eliminación de la transmisión comunitaria, equilibrando, de manera racional y segura, los desafíos de la
sostenibilidad económica con la salud, pero sin desviarse del mandato original y supremo de proteger y garantizar
la salud y bienestar de las personas, procurando no trasladar, exclusivamente, esta responsabilidad a la
ciudadanía, lo que sin dudas incrementa el pánico, la incertidumbre, la pérdida de confianza y credibilidad en las
instituciones”.

Finalmente, con estas versiones se hace imperioso que las autoridades de la sociedad se sintonicen en la labor de combatir esta pandemia, porque las cifras irán creciendo como los lutos de las familias colombianas, ‘amenazando’ los poco alentadores liderazgos de países como India y Brasil, que en la actualidad encabezan los guarismos de contagios y decesos diarios. El ‘sálvese quién pueda’ no puede ser la estrategia.

Algunas cifras

En un informe de www.ejeplural.com, a corte del 21 de junio de 2021, se confirmó que el Eje Cafetero ya suma 4.918 muertes por la pandemia, siendo Risaralda el de mayor reporte con 1.769, seguido por Caldas 1.718 y Quindío 1.431, guarismo que a mitad de semana supera las 5.000 muertes y que dan cuenta de una crisis sanitaria que no parece menguar.

Asimismo se condensó que la zona del ‘Triángulo del Café’ tiene una población aproximada de 2.481.530 habitantes, -Caldas 998.225, Risaralda 943.401 y Quindío 539.904-, y ha confirmado 201.129 positivos desde la aparición de la pandemia; Caldas es el departamento con más casos con 81.515, Risaralda 72.387 y Quindío 47.227.

En ocupación de UCI, en Caldas se está al 99,2% Quindío 95% y Risaralda 98%. 556 casos nuevos en el último día tuvieron los caldenses, mientras que los quindianos y risaraldenses sumaron 62 y 274 positivos, respectivamente.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami