De bloque en bloque, ya entregan viviendas

Las bloqueras comunitarias empiezan a mostrar sus primeros resultados. Los propietarios también ponen su esfuerzo.

Unas 200 viviendas entregadas al finalizar el año, mediante el uso de las bloqueras comunitarias, es el objetivo que se trazó la Gobernación de Caldas. En Viterbo se estrenaron este fin de semana, las primeras 11 de la Fase 1 y al finalizar octubre, se estarían terminando más.

¿Pero qué son? Cristian Botero Manrique, coordinador del proyecto, a cargo de la Secretaría de Vivienda, explica que consiste en la construcción de viviendas en compañía con alcaldías y con los beneficiarios, en un trabajo de cooperativismo para la construcción de las casas.

En la primera parte se elaboran bloques de cemento o de mortero estructural. Una vez cuentan con el material y con la asesoría de expertos, los ciudadanos, que no necesariamente son mano de obra calificada, los fabrican.

Foto cortesía Gobernación de Caldas/Mano de obra calificada acompaña a los beneficiarios en la construcción de sus viviendas

En la segunda se desarrolla la construcción, a través de contratación impulsada por las alcaldías que adquieren mano de obra calificada para la supervisión y brindar detalles constructivos a los beneficiarios, encargados de ayudar a levantar sus casas.

11 meses del arranque

Un año completará la iniciativa en julio y casi todos los municipios, excepto Neira, ya empezaron con la elaboración de bloques, según manifestó Botero. Sin embargo, fue allí donde se desarrolló la prueba piloto y se edificaron tres casas. Viterbo entregó este fin de semana las primeras 11 y Pácora está cerca de hacer lo mismo.

Cuatro bloqueras distribuidas en norte, oriente, centrosur y occidente están disponibles y se instalan en la población que las requiera. Por vivienda se requieren 1.200 bloques y la Gobernación aporta tanto el cemento como el material de río (arena y roca triturada).

“Desde el año pasado proyectamos un cronograma de 3 a 4 meses ejecución, en algunos casos son mayores o menores tiempos dependiendo de la mano de obra no calificada. El límite es de dos beneficiarias para ayudante de obra, pero en otras llevan más de dos y hasta se hicieron casas en mes y medio”, apuntó el funcionario.

Actualmente, en la Fase I, se construyen 125 viviendas en Aguadas, Salamina, Pácora, Filadelfia, Viterbo, Risaralda, Pensilvania, Samaná y en tres resguardos de Riosucio y se finalizarían en octubre. En la fase II se contemplan otras 36 para Manizales y La Dorada. Los beneficiarios se seleccionan por comunicación con la línea de atención del gobernador, también por derechos de petición o solicitudes y formularios con los que cada alcaldía cuenta. La prioridad son personas de bajos recursos, madres cabeza de hogar, desplazados, víctimas del conflicto armado, entre otras condiciones sociales.

Foto cortesía Gobernación de Caldas/La Gobernación brinda los materiales, los propietarios colaboran con mano de obra

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami