#EnVideo | ¡No hay Misericordia! y “al gerente no le importa lo que pase con el hospital”, denunció enfermera, ante renuncia masiva

Varios meses lleva en crisis el principal centro asistencial de la ‘Villa del Cacique’, no obstante no se ha hecho nada. El gobernador, como presidente de la junta directiva, denunció mala gestión hasta en un ‘cómic’ pero no se han ejecutado acciones para salvaguardar la salud de los calarqueños.

Los calarqueños durmieron y amanecieron sin los servicios de su hospital, La Misericordia, según se conoció después del anuncio de la renuncia masiva de los funcionarios del centro asistencial. “No hay plata para pagar” y al “gerente no le importa lo que pase”.

Así lo aseguró Geraldine Loaiza, una enfermera del servicio de urgencias del hospital, y quien como muchos de los funcionarios de la entidad ha tenido que sufrir por el no pago de sus salarios, la mala administración y la desidia de quienes tienen la responsabilidad de asegurar la salud de los calarqueños.

“Les queremos hacer saber que en la mañana de hoy -lunes 23 de agosto de 2021-, se realizó una junta extraordinaria con la gobernación y el doctor Bernardo -Gutiérrez-, como gerente de la entidad, y no sabemos con claridad qué fue lo que pasó, pero en conclusión, cuando nos reunimos con el doctor, él dijo que no había plata para pagar”, manifestó la profesional de enfermería, a través de un video que se publicó en redes sociales.

Agregó que el gerente les dijo que no les iba a pagar y que lo mejor era hacer efectiva la renuncia con la cooperativa Soluciones Efectivas, que es la que contrata al personal de La Misericordia.

La situación ha sido crítica y difícil para los funcionarios, porque además de no recibir sus salarios laborados tampoco cuentan con una contratación directa con el hospital y se evidencia que hay ‘tercerización’, por intermedio de una cooperativa.

“Ya renunciamos la mayoría de los auxiliares, por no decir todos; jefes, solamente quedan tres jefes en el hospital, también hubo renuncia de médicos, facturación, portería, y los de las ambulancias”, reveló Geralndine, quien agregó: “Como ya no hay porteros, lo que hicieron de parte de gerencia fue que pusieron a las niñas del aseo en portería, y nos dijeron que renunciáramos y que ellos miraban qué hacían”.

En sus palabras, la vocera de los empleados de La Misericordia dijo que “al gerente no le importa lo que pase con nosotros, con el hospital, con el pueblo calarqueño al quedar sin hospital, queremos darle a conocer esto a los calarqueños”.

“Nosotros hicimos lo que más pudimos, aguantamos lo que más pudimos, pero ya no es justo que tengamos que aguantar ya cuatros meses sin sueldo, sin garantías, sin nada, y la solución del gerente es que no pasa nada”, aseveró la enfermera.

Pidió que sean escuchados por parte de la gobernación y los entes gubernamentales, y recalcó que el servicio de urgencias estuvo hasta anoche a las 7:00 p.m.

La crisis

Por meses, la crisis de La Misericordia ha sido expuesta, por su falta de recursos, déficit que supera los 10.000 millones de pesos y otras irregularidades, que han hecho de la situación un estado ‘crítico’, y en la que si bien se han escuchado voces, no se han ejecutado acciones para solventarla.

Una de ellas ha sido la del gobernador Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas, presidente de la junta directiva, que el pasado 27 de julio posó con dos de sus colaboradores y dijo que no iba a “alcahuetear más despilfarro y malas actuaciones”, sin embargo casi un mes después se conoce del anuncio de la renuncia masiva, a raíz de una reunión que no tuvo frutos.

En su momento, para el presidente de la junta directiva del hospital La Misericordia de Calarcá, es decir el mandatario Jaramillo Cárdenas, la situación presupuestal y los efectos administrativos son por una deficiente gestión gerencial.

Dejó claro en un comunicado de prensa que la responsabilidad es de la gerencia, la cual está a cargo de Bernardo Gutiérrez. “Una muestra de ello es que el presupuesto para la vigencia 2021 es de aproximadamente 17.400 millones de pesos, y para el cuarto mes de este año, ya había sido comprometido el 74%, violando con ello los principios de planificación y las normas presupuestales que rigen para este caso”, dijo el ejecutivo seccional.

Anotó: “Debo decir que la junta directiva que presido, desde el momento en que evidenció esta situación, de manera reiterada, le ha solicitado a la gerencia un plan de contingencia para hacer frente a la problemática y evitar que ello conlleve a que el hospital baje de complejidad. La gerencia no ha entregado respuestas de fondo, solo informes parciales que en nada atienden la realidad que enfrentamos y menos plantea soluciones a la problemática enunciada”.

Sentenció Jaramillo Cárdenas que ha liderado acciones en la búsqueda de soluciones, las que esta semana, se podrían decir, no han surtido efecto, si se concluye con la renuncia masiva de los funcionarios y que fue confirmada este 23 de agosto de 2021. “De manera específica, hemos promovido mesas de trabajo con las EPS, para la recuperación de cartera, y alertado sobre la atención de la cartera envejecida; lo anterior, con el acompañamiento de la Superintendencia de Salud, Defensoría del Pueblo y Procuraduría”, aseguró Jaramillo Cárdenas y anticipó: “Hemos corrido traslado a la Fiscalía, la Contraloría y la Procuraduría de los informes dados a conocer por la revisoría fiscal y la oficina de Control Interno, donde se alerta sobre presuntas irregularidades en el proceso de contratación y la compra de insumos, entre otros”.

Anunció denuncias de las supuestas irregularidades ante la Superintendencia de Salud. “Hemos querido hacer dichas denuncias, a través de los conductos regulares, y hoy lo hacemos público, ante la desinformación y tergiversación que se viene haciendo de la realidad, en torno a la crisis del hospital La Misericordia, a través de redes sociales e informaciones llegadas a medios de comunicación”, subrayó, no sin antes sentenciar: “no alcahuetearé más despilfarro y malas actuaciones”.

Después de todos estos anuncios, ayer lunes 23 de agosto de 2021, la mayoría de los funcionarios del hospital La Misericordia, renunciaron por falta de su derecho a recibir un salario, por falta de insumos y por sobrecarga laboral.                                      

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami