Exguerrillero pretendía rearmarse en el oriente caldense

Alias Cascarero pretendía crear un nuevo grupo armado ilegal entre Caldas y Antioquia. Pagó una condena por el asesinato de un alcalde de Marulanda.

Mencionar al frente 47 de las extintas Farc trae dolorosos recuerdos para los habitantes del oriente caldense, en donde mayor acción tuvo este grupo con secuestros, ataques a estaciones de Policía y asesinatos.

Foto cortesía Policía Caldas/ A Cascarero lo cuidaba un sujeto que alcanzó a huir

Alias Cascarero, exintegrante de esta guerrilla, pretendía crear una banda en límites entre Caldas y Antioquia, pero dos meses de investigaciones de la Sijín de la Policía de Caldas, junto a la Fiscalía 64 de la Dirección Especializada Contra Organizaciones Criminales, permitió su captura el pasado miércoles y regresará a la cárcel.

De acuerdo con las autoridades, este se identificaba como el líder del frente Alirio Buitrago de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia y su objetivo era apoderarse de las líneas de tráfico de droga en la región, así como generar zozobra entre la población, lo que incluía atentar contra su vida. La detención se dio en la vereda Balsora, de Nariño (Antioquia), en límites con Caldas.

A este sujeto lo condenaron en el 2009 a 16 años de prisión por el asesinato, en el 2006, del alcalde de Marulanda en ese entonces, Rigoberto Castaño Tovar. En el 2017 le otorgaron la libertad condicional.

Disparos y un arsenal

15 agentes estuvieron al frente del operativo, quienes tuvieron un cruce de disparos con un escolta de Cascarero, que logró huir del sitio. Su área de influencia eran sectores rurales de los corregimientos y veredas de Samaná, como Florencia, vereda Cristales, Puente Linda, y Pueblo Nuevo en Pensilvania, así como en Sonsón, Argelia, Nariño y su Corregimiento de Puerto Venus, en Antioquia.

Durante la diligencia le fue incautaron una escopeta marca Winchester calibre 12, una subametralladora, un revólver, una pistola marca Walther P5, proveedores para fusil, balas para las distintas armas, un uniforme del Ejército, dos celulares y dos kilogramos de cocaína.

A este sujeto lo condenaron en el 2009 a 16 años de prisión por el asesinato, en el 2006, del alcalde de Marulanda en ese entonces, Rigoberto Castaño Tovar. En el 2017 le otorgaron la libertad condicional.

Su actuar delictivo estuvo entre Caldas y Antioquia, se desempeñó como comandante de escuadra y líder de milicias urbanas. Además del crimen del burgomaestre, participó de la toma a Montebonito en el 2006. Se desmovilizó y se acogió al programa de Justicia y Paz. Ahora enfrenta cargos por fabricación, tráfico o porte de armas de fuego y explosivos de uso privativo de las fuerzas militares y tráfico, fabricación o porte de estupefacientes. En la audiencia de legalización de captura e imputación de cargos, no aceptó los cargos y lo enviaron a la cárcel.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami