Javier Montoya: Un artista de lo abstracto con los pies en la realidad

Vivir bien, disfrutar  y demostrar cada día que  lo más importante no es el dinero, puede resumir la vida de este ortodoncista que un buen día cambió  el éxito por la pintura.

Su presencia, que denota elegancia en el buen vestir y gusto para tener cada cosa en su sitio, con los colores y combinaciones necesarias, refleja al ortodoncista reconocido en Pereira, que estudió en una de las mejores universidades de Bogotá y que podía atender hasta 60 pacientes en un solo día.  Sus cuadros expresan su otra vida, la del famoso pintor de arte abstracto.

Se declara sin dudarlo un solo instante, amante del arte con una pasión que hace recordar al escritor francés, Emile Zola, quien afirmo que “ Una obra de arte es un rincón de la creación visto a través de un temperamento”. La ortodoncia, le dio fama y recursos, reconocimiento como profesional, recompensa al esfuerzo de sus padres y orgullo a sus 15 hermanos, pero afirma que lo más importante fue que le dio la habilidad manual y la capacidad de ser artista. “La ortodoncia es arte” asegura Mientras degusta  un café en  uno de los pasillos de su casa campestre en Pereira.

Cuadros que le dan la vuelta al mundo y 5 libros editados tiene este ortodoncista que dejó después de 35 años de profesión todo por el arte y la pintura.

Javier Montoya, con obras que le han dado la vuelta al mundo, pueden pasar de mil pero no lo sabe exactamente, que  lucen orgullosos importantes intelectuales del país y que ha escrito cinco libros de arte, ha sido presidente del concurso nacional del Bolero y orienta la asociación de escritores de Risaralda,  para nada  ha llevado un a vida donde la rutina sea el pan de cada día. Pocas personas tienen la oportunidad de renunciar a su prestigio, canceló más de mil citas, renunció a la catedra en universidades de Bogotá y Manizales, dejó la profesión a los 55 años, luego de más de 30 de labor profesional y  se dedicó al arte abstracto  del cual dice que cuando esta pintando se concentra con suficiente solvencia en   color y textura.

Desde universitario tenía la pintura en el alma. Treinta años le costó dejar todo y dedicarse al arte.

Su clínica en el barrio Los Alpes de Pereira se transformó de ser aquel sitio en el cual casi todos los seres humanos, por valientes que sean, sufren, les sudan las manos y  miran furtivamente la puerta con la esperanza de colarse por una rendija o deslizarse por debajo y hoy, es una enorme galería de arte que inspira tranquilidad, invita al deleite de la vista y embriaga la imaginación. Nadie se quiere ir.

Durante muchos años pintó en un taller adaptado en su casa desde las 7 de la mañana  hasta  las 8 o 9 de la noche,  dándole rienda suelta al “ demonio” que dicen que los artistas llevan por dentro, luego aprendió a regularse y se fue con sus pinceles a otra parte. En su casa campestre, donde sus obras decoran de manera impresionante,  basta con hablar unos minutos con  este ortodoncista para entender que aquello de que “ no todo en la vida es plata”, es más que una frase de cajón, un lugar común, sino que realmente, así sean muy pocos los afortunados, hay quienes pueden y tienen las agallas para hacerlo y ratificar en cada paso lo dicho por Mario  Benedtti  y musicalizado por  Pablo Milanés  en “Carta de un hombre preso a su hijo”: “Por eso ahora, me podés preguntar
Y sobre todo puedo yo responder.
Uno no siempre hace lo que quiere
Pero tiene el derecho
De no hacer lo que no quiere.

Manejo de color y textura, con una buena dosis de inspiración, la base del trabajo de este pintor.

5 comentarios en «Javier Montoya: Un artista de lo abstracto con los pies en la realidad»

  1. Javier Montoya, gran profesional, excelente artista, pero sobre todo extraordinario ser humano e incomparable amigo. Cortas son las palabras para poder definirlo. Felicitaciones a Javier por sus más que merecidos triunfos!

    Responder
  2. Javier Montoya : El hijo,el padre,el hermano,el amigo,el compañero,el ortodoncista,el megalómano,etc pero sobre todo ….. EL MAESTRO del arte abstracto, el maestro del arte de escoger a sus amigos ,el maestro de plasmar con su pincel el lado oculto de la forma de percibir su entorno y de sus sueños. Un artista y hombre dueño de su mejor patrimonio personal su HUMANIDAD Y HUMILDAD. FELICITACIONES aparecido amigo .

    Responder
  3. Mis más sinceras felicitaciones al Doctor y Maestro, Javier Montoya por su maravilloso trabajo artístico, es un honor contar con un personaje de su altura, su amabilidad y cordialidad en nuestro condominio.+

    Responder

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami