Egan, ¿el más grande de la historia… o mejor, un poco de historia?

FOTO/@giroditalia/ Egan Bernal ganó el Giro de Italia 2021, por encima de Caruso y Yates.

Con su triunfo en el Giro de Italia se enfila a hacer más gestas, que lo lleven como a pocos a ser ganador de las tres grandes. Le falta la Vuelta a España.

Las comparaciones son odiosas, reza un dicho, sin embargo desde su victoria en el Tour de Francia de 2019, estas no han faltado alrededor del nombre de Egan Bernal y han sido inevitables en una sociedad que mitifica o sacrifica, según sea el caso, a sus ídolos.

Bernal, nacido el 13 de enero de 1997 en Bogotá, pero criado en Zipaquirá, tiene en la actualidad 24 años, y ya ha ganado dos de las tres grandes del ciclismo mundial: el Tour de Francia 2019 y el Giro de Italia en 2021, lo cual lo ubica a un nivel de ‘leyenda’, si se cita que este logro, por demás asombroso, también lo concretó el que es considerado el más grande de toda la historia del ciclismo mundial: Eddie Merckx.

Y es que Egan es el cuarto ciclista de la historia que gana el Tour y el Giro con menos de 25 años, hazaña solo hecha por Gino Bartali en 1938, Felice Gimondi en 1967 y el ‘Caníbal’ Merckx en 1969. Ahora, nuestro joven de Zipaquirá la consolida en una carrera que fue redonda para él y su equipo británico, el Ineos  Grenadiers, y rompió una marca de hace 52 años.

Ya con su triunfo en la ronda gala había quebrado un registro de 110 años, al convertirse en el primer ciclista de 22 años, en lograr ganar el Tour de Francia, por lo que para él, romper marcas, también parece un deporte.

FOTO/@Eganbernal/En 2019, Egan Bernal se convirtió en el primer latinoamericano en ganar el Tour de Francia y el más joven en 110 años.

Sin embargo, ante lo implacable que es el aficionado colombiano con sus figuras, y en especial con sus deportistas, quizás también se podría decir que ha sido el que más rápido fue ‘despellejado’ por su fanaticada. Eso ocurrió el año pasado cuando no logró revalidar el título francés, y por problemas físicos sucumbió y tuvo que abandonar. El año de la pandemia fue para Egan el de los replanteamientos y el de los análisis.

Egan Bernal es el tercer latinoamericano en ganar la ‘Corsa Rosa’ después de Nairo Quintana y el ecuatoriano Richard Carapaz, compañero en el equipo Ineos Grenadiers.

No fueron pocos los que lo ‘desahuciaron’ del deporte, los que exigieron su retiro, los que se atrevieron a decir que se había ‘encontrado’ el Tour en 2019, o los que le recomendaron que se cambiara de profesión. Y fueron otros, los que hicieron ‘comparaciones odiosas’, faltando al respeto no solo por lo alcanzado por él sino por muchos otros ciclistas colombianos que han aportado al reconocimiento del deporte, y en especial del ciclismo nacional.

Y es que ‘comparar’ también es deporte nacional. Egan ha entrado a la historia, y es aún un muchacho de 24 años, pero sus logros son parte de todo un aporte de luchas de los pedalistas colombianos para hacerse a un puesto en la élite mundial.

El inicio

Antes de Egan estuvieron los grandes como Efraín Forero, Ramón Hoyos, ‘Cochise’, Rafael Antonio Niño, quienes pusieron las bases para que se iniciara la conquista de Europa en los años 80, cuando un equipo criollo, aficionado y de ensueño, que fue invitado a participar en el Tour de Francia de 1983, ‘asustó’ a los curtidos profesionales del Viejo Continente, entre ellos el mítico Bernard Hinault, Laurent Fignon y Robert Millar.

Martín Emilio ‘Cochise’ Rodríguez, récord mundial de la hora para aficionados, en el velódromo Agustín Melgar, Ciudad de México, 7 de octubre de 1970.

Fue la época de Alfonso Flórez, Patrocinio Jiménez, ‘Condorito’ Corredor y de un equipo amateur que un año después con sus ‘Pilas Varta’ más cargadas y experimentadas se constituyó en el primero de la historia en ganar una etapa en la legendaria carrera gala, con ‘Lucho’ Herrera.

El ‘Jardinerito’ se alzó con ser el primer ciclista colombiano en la historia del Tour, en ganar una etapa y fue nada menos que la ‘reina’ con final en la cima de Alpe d’Huez. Allí, en sus 21 curvas está grabado el nombre de ‘Lucho’, porque esas llevan al cielo e inmortalizan a quien las dome.

Equipo Pilas Varta 1984, primer equipo colombiano que fue invitado al Tour de Francia, su categoría fue amateur.

Esos lejanos 80 fueron los de la locura del ciclismo, la que le dio el mote de ‘escarabajos’ a los colombianos y la que por su esfuerzo alcanzaron el respeto de un pelotón que los veía de menor calidad y que ahora se rinde ante los logros de los pedalistas nacionales.

Como en la actualidad, el talento era fértil, pues en los 80 y 90, además estaban Fabio Parra, ‘Pacho’ Rodríguez, Óscar de J. Vargas, Pablo Wilches, Samuel Cabrera, ‘Tomate’ Agudelo, Martín Ramírez, ‘Cacaíto’ Rodríguez, Álvaro Mejía, Oliverio Rincón (ganador de etapa en las tres grandes vueltas), ‘Chepe’ González, Santiago Botero, Víctor Hugo Peña (primer colombiano y latinoamericano en portar la camiseta amarilla de líder del Tour), Félix Cárdenas, Mauricio Soler, entre muchos más, quienes dieron paso a la nueva generación de Nairo Quintana, Rigoberto Urán, Esteban Chaves, ‘Superman’ López, Egan Bernal y los demás trabajadores del pedal que se han constituido en la base de los grandes equipos World Tour.

Tres grandes, con las grandes

Tres de esos nombres colombianos, hasta el momento han ganado al menos una de las denominadas tres grandes del ciclismo, es decir el Tour de Francia, el Giro de Italia y la Vuelta a España. Ellos son Luis Alberto Herrera, Nairo Quintana y Egan Bernal.

La historia dice que ‘Lucho’ es el primer ciclista no europeo en ganar la Vuelta a España, el primer latinoamericano en ganar una Gran Vuelta y el primer latinoamericano en ganar la Vuelta a España. Además, es el primer ciclista latinoamericano en ganar una etapa en el Tour de Francia, la de Alpe d’Huez en 1985; el primer ciclista amateur en ganar una etapa en el Tour y el segundo ciclista de la historia en ganar la montaña en las tres grandes vueltas, después de Federico Bahamontes.

Tour de France 1984- Etape 17 (Alpe d’Huez), Résumé D’époque par JP.Ollivier (Journal du Tour).

El ‘Jardinerito’ ganó etapas en las tres grandes, se alzó con dos Dauphiné Libéré, 1988 y 1991; ganó 4 Clásicos RCN y 4 Vueltas a Colombia, además de la Vuelta a Aragón y un nutrido número de etapas en las competencias en las que participó desde 1982 y hasta 1992, periodo de su actividad como ciclista.

‘Lucho’ nunca hizo parte de un equipo extranjero, aunque en la escuadra de Manzana Postobón sí contó con refuerzos europeos como coequiperos para las etapas planas, aquellas de más de 200 kilómetros y de los peligrosos vientos de costado. Es por tanto, que Herrera ganó la Vuelta a España de 1987 con un equipo profesional colombiano y con nómina totalmente criolla: el histórico Café de Colombia.

En 1987, con un equipo criollo, el ‘Jardinerito’ fue el primer latinoamericano en ganar una de las tres grandes: La Vuelta a España.

Por su parte, Nairo Quintana, el nacido en Tunja, Boyacá, el 4 de febrero de 1990, es el primer ciclista latinoamericano en ganar el Giro de Italia, 2014; el primer latinoamericano en sumar dos victorias en la clasificación general en Grandes Vueltas (Giro de Italia 2014 y Vuelta a España 2016); el primer ciclista en la historia en conseguir la camiseta de la montaña y la camiseta de los jóvenes en una misma edición del Tour de Francia (2013); el decimoséptimo corredor en la historia en subirse al podio en las tres Grandes Vueltas por etapas (solo 18 lo han logrado) y cuarto ciclista en la historia en hacer podio en tres Grandes Vueltas de forma consecutiva, lo que solo lo han hecho Merckx en 1973, Hinault en 1983, Carlos Sastre en 2009 y él en 2017.

A su palmarés se suman victorias generales, en su mayoría vistiendo los colores del Movistar Team de España, en Tirreno-Adriático, Volta a Cataluña, Vuelta al País Vasco, Vuelta a Murcia, Vuelta a Asturias, Vuelta a Burgos y en el Tour de Romandía, así como la clasificación de los jóvenes en el Tour y el Giro, y al igual que ‘Lucho’ ha ganado etapas en las tres carreras más importantes del mundo.

Nairo, a sus 31 años y con el equipo francés Arkea Samsic, aún se aferra al sueño que le ha sido esquivo, especialmente en los años 2013, 2015 y 2016, de vestirse de amarillo en la ronda gala e ingresar al grupo de quienes han ganado la triple corona en la definición de hacerse al menos una vez al Tour, Giro y Vuelta, como lo hicieron Jacques Anquetil, Felice Gimondi, Eddy Merckx, Bernard Hinault, Alberto Contador, Vincenzo Nibali y Chris Froome.

FOTO/as.com/ Con el segundo puesto de Chris Froome y el tercero de Esteban Chaves, Nairo Quintana se coronó campeón de la Vuelta España en 2016. El primer colombiano y latinoamericano en ganar dos Grandes, con su Giro de Italia de 2014.

Con él está Egan, el joven que solo este año logró sus dos primeras victorias de etapa en una de las grandes, y quien luego del Tour 2019, volvió a sonreír con el Giro 2021 y avizora la posibilidad de ir por la Vuelta, lo que le daría ese lugar en la historia, y con tan solo 24 años.

Es esta la demostración de la época dorada que aún vive el ciclismo colombiano, que muy a pesar de no contar con un equipo profesional en el World Tour, como se hizo en la década de los 80 y 90, empezando como aficionados con Pilas Varta y llegando a la élite con Café de Colombia y Manzana Postobón, los ‘escarabajos’ ahora lideran escuadras extranjeras y luchan por los escalones que los escriban en la historia.

Por eso, las comparaciones son odiosas, porque además de ellos tres, cientos de triunfos nos han regalado los pedalistas nacionales, no solo en Europa sino en otras carreteras de América y el mundo. Primeros lugares parciales, clasificaciones generales, de montaña, de regularidad y medallas en las diferentes disciplinas, llenarían las más extensas páginas.

Cuánto nos ilusionamos con Parra, Botero, Peña, Soler y cuánto nos seguiremos ilusionando y celebrando, por eso nada mejor que vibrar con las victorias que los guerreros de los ‘caballitos de acero’ nos dan para enriquecer el libro de las grandes hazañas de los ciclistas colombianos, quienes lejos de entrar en comparaciones solo reconocen el sacrificio y valor de sus colegas.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami