Policía desmanteló banda que organizaba y patrocinaba fiestas para comercializar drogas sintéticas

La red delincuencial recaudada hasta $10 millones de pesos por cada evento que lograba contaminar.

Una peligrosa banda dedicada a comercializar estupefacientes, principalmente drogas sintéticas, en fiestas electrónicas en diferentes partes del país fue desmantelada por agentes de la Policía Nacional en el Quindío en coordinación con la Fiscalía General de la Nación.

El principal centro de operaciones de esta red delincuencial, conocida como ‘Los Tecno’, se encontraba en el Quindío y estaba conformada por 16 personas, entre ellas su líder Juan Esteban Alzate Morales conocido como ‘Juan Alzate’, quien gozaba ya de un amplio prestigio en los encuentros masivos nocturnos, hasta el punto de que a su grupo al margen de la ley pertenecían dos DJ con reconocimiento nacional e internacional que eran sus hombres de confianza.

“Se logró establecer como característica principal de esta organización criminal que promovía fiestas electrónicas a las que asistían reconocidos personajes como influenciadores y modelos para captar fácilmente la atención principalmente de jóvenes, además de contar con varias personas y vehículos que realizaban más fácil la distribución de los alucinógenos en discotecas, moteles, centros de eventos y fincas o chalets, hasta donde llegaban sus repartidores”, señaló el mayor general Fernando Murillo, director de la Dijín.

La organización contaba con una gran capacidad estructural, financiera y logística para procesar y distribuir las sustancias alucinógenas sintéticas, teniendo en cuenta que para su elaboración traían la mayoría de los insumos del Perú por rutas ilegales hasta el departamento de Nariño, teniendo sus centros de acopio en el municipio de Ipiales, desde donde los enviaban a diferentes partes del país por medio de encomiendas y en vehículos de servicio público.

“Se especializaban en la elaboración de la sustancia denominada como Tusi o Tucibí, haciendo referencia, según ellos, a la molécula MDMA o éxtasis, debido a que esta cuenta con una demanda elevada en su comercialización, negocio rentable y de bajo impacto ante las autoridades por su tamaño, fácil y práctico para camuflarla y pasarla desapercibida”, precisó el alto mando.

El contundente golpe a la delincuencia fue adelantado por unidades adscritas a la Seccional de Investigación Criminal, Sijín, del Quindío y tuvo como fundamento la información suministrada por personas que hicieron parte de los eventos patrocinados u organizados por la red delincuencial.

Las detenciones de los miembros de esta banda se llevaron a cabo en cumplimiento a órdenes judiciales en los municipios quindianos de Armenia, Calarcá y La Tebaida, mientras que el cabecilla fue ubicado en Roldanillo, Valle del Cauca.

Las autoridades descubrieron un agravante y es que a estos delincuentes les fueron incautados 60 mililitros de Fentanilo, narcótico sintético opioide utilizado para agregar a la preparación de Tucibí, cantidad con la que se puede contaminar más de 180 dosis, esto con el fin de generar dependencia a sus consumidores, dado que el Fentanilo es 50 veces más adictivo que la misma heroína, según lo alertado por la Agencia Antidrogas (D.E.A) de EE.UU.

El valor comercial de cada dosis de esta sustancia oscila entre los 150 y 180 mil pesos, dependiendo del evento o lugar donde la debían entregar, como quedo registrado a través de controles técnicos en la investigación. Cada bolsa de Tucibí se compone de un gramo y las pastillas, comúnmente llamadas en el mundo criminal como ‘manillas o pirulas’, se comercializaban de manera individual por el mismo precio.

Así mismo, los miembros de la fuerza pública evidenciaron que la fórmula química de esta sustancia ilegal era comercializada por esta organización a otras estructuras criminales por un valor de $25 millones de pesos, alargando la cadena criminal y extendiendo el ilícito a otros departamentos y países de la región.

Dentro de la organización existían diferentes roles y cargos, todos con una importancia relevante para llevar a cabo el desarrollo de sus actividades ilícitas. Desde el cabecilla principal, procesadores, distribuidores y proveedores mayoritarios, además de agentes corruptores que ponían sobre aviso a los demás integrantes de las actividades y controles que iba a hacer la Policía en los diferentes eventos.

Los capturados

Las capturas se adelantaron en Quindío y Valle del Cauca.

Los detenidos, a quienes se les imputarán los delitos por concierto para delinquir, tráfico de estupefacientes, destinación ilícita de inmuebles y corrupción de alimentos y medicamentos, serán presentados ante un juez de control de garantías para definir su situación judicial.

Estas personas corresponden a el líder Juan Esteban Alzate Morales alias ‘Juan Alzate’, un ciudadano chileno Juanquín Andrés Avendaño Rojas alias el ‘Chileno, Alejandro Aguirre alias ‘Alejo’, Juan Camilo Martínez Vela alias ‘Camilo’ o ‘Pay’, Jonathan David González Martínez alias ‘Jonathan’, Jhon Alexánder Medina Orozco alias ‘Medina’, Cristian Camilo Franco Fernández alias ‘Franco’, Jorge Iván Cano Hernández alias ‘Pega’, Juan Carlos García Vanegas alias ‘Juan Pepasg’, Luis Fernando Alzate Ríos alias ‘Nando’, Tatiana Andrea Tabares Carmona alias ‘Tatiana’, Juan José Botero alias ‘Traquetico’, Cristian Alejandro Medina Orozco alias ‘Cristian’, Mabel Dayanna Álvarez Buitrago alias la ‘Mona’, Katherine Arnago Ardila alias ‘Fiona’ y Luz Enith Chilito Serna alias ‘Mechas’.

En cuanto al ciudadano extranjero se conoció que era uno de los mayores distribuidores de drogas sintéticas en el Eje Cafetero y que además ya había sido capturado dos veces en su país de origen por acciones similares.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami