Un samaneño irá con su tabla a Tokio

Jhancarlos González estará en los Juegos Olímpicos de Japón. Obtuvo su cupo para representar a Colombia en skateboarding.

El skater Jhancarlos González, quien nació en Samaná y se hizo deportivamente en Bogotá, hace parte de la comitiva de 55 deportistas colombianos que hasta ahora tienen un cupo asegurado en los Juegos Olímpicos de Tokio, Japón, en julio próximo.

Su deporte, el skateboarding, que consiste en la propulsión de una patineta con los pies y realizar trucos sobre tubos, en el aire u otras superficies, se estrena en las mayores justas deportivas y este joven, de 24 años, será la cuota colombiana, tras obtener su cupo hace 15 días en Roma, Italia.

Residente en el barrio Socorro, de Kennedy, en la capital colombiana, empezó a hacer sus primeras maniobras a los 10 años con sus primo Fabián Atehortúa y los amigos de la cuadra. Su primera patineta se la regaló su madre Sandra Milena González, también samaneña, en una tienda de remates. Le costó $20 mil pesos.

Foto cortesía Jhancarlos González/El skater agradece a su madre por su incondicional apoyo

Explicó que para ser el mejor skater en Colombia, fue la práctica la que lo llevó a ese punto, pues fue ese empeño el que lo llevó a perfeccionar sus maniobras. Al inicio, con su grupo, contó con el apoyo de Onboard Shop y hace dos años empezó su participación a nivel local por ganarse un puesto en los Olímpicos.

Sin embargo, él ya contaba con un amplio recorrido por otros países como Estados Unidos, Brasil, Argentina, México, Panamá, República Checa, España, Alemania y Holanda, en donde compitió contra los grandes de esta disciplina.

Ganarse un nombre

Jhancarlos asegura que el skater tiene que irse ganando un nombre, pues los jueces son más benévolos con los que son conocidos y no muestran tanta clemencia con los nuevos. Pero nunca se amilanó y dice que mientras se divierta, todo está bien.

Para llegar a Tokio, tuvo que competir en Iowa, Estados Unidos, en donde no se sintió bien debido al trazado de la pista. En Roma, Italia, se desquitó. En toda prueba estaba entre los clasificados y ocupar el puesto 14 le dio ese tiquete a Japón.

Tampoco es egoísta en su triunfo. Si bien, siente emoción por lo que logró, dice que le alegra por sus amigos. “Es un sueño de muchos, es la primera vez que un colombiano irá y esto le abre puertas a la industria, van a dejar de verlo como un deporte de vagos. Este deporte lo ven así porque te la pasas sucio, con zapatos rotos, rota descolorida o manchada”, menciona.

Falta apoyo

No fue fácil llegar a donde está ahora, pues en ocasiones no tenía dinero para poder viajar y a su madre tampoco le alcanzaba. Sus dotes le permitieron darse a conocer e ir obteniendo patrocinadores que le ayudaron a viajar al exterior, como su amigo Luis Fernández. Incluso en su primera competencia internacional, en Panamá, fue campeón.

“Ella siempre me dijo que luchara por lo mío y siempre me apoyó, siempre ha estado ahí, me dice que lo voy a lograr. Quiero darle un mejor futuro a ella, siempre quiso darme y no pudo”, dice al preguntarle sobre su madre.

La primera parada rumbo a Japón será entre el 1 de julio y el 18 de julio en Los Ángeles y San Diego, Estados Unidos, en donde seguirá entrenando. Después esperará la fecha para partir hacia Tokio.

Dice que prefiere no pensar mucho en la competencia que se avecina y tiene la confianza de su lado, pues una vez está en el escenario piensa en que está con sus amigos. “Rodar es la felicidad del skater, es libre. En la patineta se olvida de todo problema, de la vida cotidiana”, asegura.

Aprovechó para pedir apoyo para quienes practican estos deportes alternativos, que no solo pueden representar oportunidades para el crecimiento de la industria, sino también para que los jóvenes se enamoren del skateboarding, que los lleve a viajar y a conocer otras culturas.

Extraña la comida

Jhancarlos dice no estar muy acostumbrado a hacer turismo y menos a la gastronomía de otros países, pues lo suyo son los fríjoles, el plátano y el arroz. Recuerda que en Italia comen mucha pasta y los europeos están acostumbrados a pasar los alimentos con agua.

Foto cortesía Jhancarlos González/Aunque salió muy joven de Samaná, suele frecuentar el municipio y visitar a su familia

Caldenses en Olímpicos

El tirador Hernando Hoyos Bernal fue el primero en llegar a unos Olímpicos en Roma 1960. Lo acompañó el ciclista Rubén Darío Gómez, nacido en Pereira, pero que en la época aún pertenecía a Caldas. Les siguió Jorge Enrique Henao, también tirador, en Múnich 72. Luego, Nelson ‘Cacaíto’ Rodríguez, en Seúl 88. El portero Cristian Bonilla fue el último en Río 2016, aunque no disputó minutos.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami