Tal para cual: Duque, Claudia y Cabal

Después de haber metido las patas con ese Duque, los colombianos podrían terminar votando por esa Cabal, gracias a los favores que, unos intrusos (as) en el verde, le están haciendo a la derecha colombiana, acudiendo a los vetos para que vamos divididos y así este país continúe como está.

Con esa “estrategia” la señora alcaldesa de Bogotá luego saldrá a venderse como la salvadora, empleando el mismo método del innombrable. ¡Mezquina estrategia!

Así hicieron en 1946: consiguieron quiénes dividieran el Partido Liberal. Dos años después asesinaron a Gaitán y en 1950 los enemigos de Gaitán (los Lleras y los López) se quedaron con el partido liberal y le dejaron la Presidencia al “Monstruo”, el más repudiado hasta entonces (Laureano Gómez), para lo cual sacaron “hasta los muertos a votar”. Siete años después se destapó nuevamente esta alianza en el Frente Nacional, mecanismo mediante el cual se repartían la TORTA del presupuesto nacional 50% para cada uno de los actores de la tragedia que sigue desangrando a Colombia 60 años después.

El Verde lo tenía todo para ser el partido ganador en las elecciones 2022: credibilidad sumada a una fuerza popular cohesionada, dirigentes locales y regionales reconocidos como líderes ambientales, sociales y populares, hacían del Verde el partido para este momento histórico.

La dirigencia nacional de Alianza Verde estableció un mecanismo para escoger candidato único del partido que habría de medirse en la Coalición sin Esperanza. Ese proceso legítimamente aprobado, se suspendió días después de la impresionante reunión virtual sostenida por Camilo Romero con líderes de todas las regiones del país que llenaron un canal de Zoom y obligaron a abrir otro. Sucedió como si se definen el recorrido, las normas y procedimientos para el tour de Francia y cuando se enteran que un ciclista está bien preparado para ganárselo, lo cambian todo.

Apenas se supo que Camilo Romero tenía tanta fuerza, suspendieron el proceso que debía iniciarse el 1 de marzo para seleccionar el precandidato que dispute la candidatura presidencial por Alianza Verde en marzo del 2022 y determinaron que los 6 o 7 precandidatos compitan con la derechista (disfrazada de centro) Coalición sin Esperanza integrada por Fajardo, De la Calle, Robledo, Galán, Cristo, dejando al verde en total desventaja.

Una extraña pero poderosa fuerza interior, se empecinó en imponer a Fajardo a como dé lugar y de imponerlo aún con el rechazo de las bases,  como si en sus estatutos estuviera establecido que el candidato a la presidencia tiene que ser un claro representante del establecimiento, del statu quo, de los que han sometido 200 años este país y que ahora lo tienen hecho pedazos.

Ante ese generalizado rechazo y ya convencidos que Fajardo no pudo, están tratando de  encontrar uno pero que sea hecho «a su imagen y semejanza», igualito pero con otro nombre e irónicamente, que no vaya a ser Verde y que ellos estén seguros de que si no pasa a segunda vuelta, también “se vaya a ver ballenas” para favorecer al candidato uribista.

Esa parece ser una hábil  estrategia para continuar compartiendo las mieles del poder pero aparentando ser contrarios. Estrategia nada nueva. Algunos «manguitos» y «manguitas» con poder, de aquellos que cuando se va a votar algo, en la corporación a la que han sido elegidos, se retiran estratégicamente del recinto para permitir que gane la opción de este gobierno al que dicen combatir.

Así se aseguraron que les sigan pagando los gastos de representación de más de 14 millones mensuales en plena pandemia sin tener actividades que demanden esos recursos y así lograron también que este gobierno nos metiera dos golazos en un solo día en el Senado con la elección de Procuradora General de la Nación y de Magistrado de la Corte Constitucional, ambos afines al gobierno y al sistema, gracias al «generoso» servicio articulado por estos «manguitos».

Como si el Verde no tuviera dentro de sus huestes de donde escoger un candidato, andan buscando uno de afuera. Eso es falta de respeto con los dirigentes de su propio partido y una indelicadeza gigantesca con las bases.

¿En qué verengenal se ha metido el Verde?

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami