Turismo comunitario en riesgo. Yarumo Blanco

A pesar de ser una experiencia exitosa de turismo de naturaleza y turismo comunitario, la asociación comunitaria Yarumo Blanco, operador del Santuario de Flora y Fauna, en el corregimiento de La Florida de Pereira, informó el pasado 7 de julio que ante la imposibilidad de cumplir con las nuevas condiciones contractuales impuestas por Parques Nacionales, se dio por terminada la vinculación de la asociación a la administración del Santuario.

En Colombia, muchas áreas protegidas tienen comunidades en su interior o en sus zonas de influencia, aliados valiosos no solo para la conservación de los valores naturales de parques, reservas y santuarios, si no para la protección de los valores culturales que en muchos casos son objeto de conservación de las áreas protegidas. Tal es el caso de la asociación comunitaria Yarumo Blanco en Pereira, Risaralda.

Yarumo Blanco es una asociación integrada por padres de familia, madres cabeza de hogar,  jóvenes de las veredas y estudiantes de la facultad de ciencias ambientales de la Universidad Tecnológica de Pereira,  establecida bajo  principios del ecoturismo y  lineamientos del desarrollo sostenible.  Además de servicios de educación ambiental y respeto e identidad hacia el patrimonio natural, cultural y social del territorio, la asociación ofrece el servicio de intérpretes ambientales, guías ecoturísticos, gastronomía típica, técnicas de producción de artesanías y aplicación de tecnologías limpias en la actividad ecoturística. Todo un modelo de gestión del turismo, reconocido por expertos ambientalistas, en el que la cooperación, economía colaborativa, respeto por la comunidad y el entorno ambiental permitieron posicionarlo a nivel nacional e internacional.   

Entre el 2017 y 2018, la organización comunitaria Yarumo Blanco, logró posicionar el Santuario de Fauna y Flora, como uno de los top 100 “Green Destiny” del mundo, y se convirtió en un modelo ejemplo de turismo comunitario, muy acorde a las recomendaciones para fomentar la sostenibilidad y conservación de cara al cambio climático. La organización además, ya había recibido el premio nacional de Turismo Sostenible en la categoría, beneficio a las comunidades.  De allí que  la noticia sobre la no continuidad de Yarumo Blanco como operador del parque no sólo cayó mal en la comunidad, si no entre quienes vemos en el turismo comunitario y de naturaleza una opción desarrollo del turismo, acorde a las acciones requeridas para proteger las cuencas hídricas y la biodiversidad de la región.  

“Yarumo Blanco está en el corazón de los pereiranos que amamos, visitamos y valoramos el Santuario de Flora y Fauna en el corregimiento de la Florida”.   Así lo expresó mi amigo Víctor Muñoz, cuando le conté sobre el tema de mi columna y sobre mi preocupación por el enfoque de desarrollo que lidera el gobierno nacional. Un enfoque que lejos de dar respuesta a los retos de la sostenibilidad, conservación y respeto por las comunidades y su entorno, busca promover proyectos productivos y de turismo que no dan respuesta a las necesidades de modelos amigables con biodiversidad. Las preguntas que quedan en el ambiente son ¿a quién se le entregará la administración del parque? ¿se busca desincentivar el turismo comunitario en el país? ¿Por qué?  Estaremos atentos.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami