Una nueva luz en la poterna

Una de las consecuencias de la globalización y del desarrollo de las redes sociales es la paulatina desaparición de los periódicos y de los medios de comunicación escritos. Pero no es esta la única crisis que atraviesa el periodismo de papel en el mundo.

Es un hecho también deplorable la apropiación de los medios que han propiciado a cabo los grandes capitales del planeta y Colombia no es ajena a esa tendencia. Por consecuencia si un medio no es independiente y sirve a los intereses de unos pocos o a la publicidad del estado y de los empresarios desaparece la objetividad en la información y la única herramienta que nos queda a los ciudadanos y la sociedad civil en general para enfrentar esta situación es no consumir sus contenidos.

Sin embargo la necesidad de vivir bien informado sirve de “zanahoria” para la manipulación de la opinión pública, el principal interés de los poderes políticos y económicos del mundo. Los medios son hoy por hoy el instrumento más perseguido para exacerbar los odios y las diferencias, para alienar la población y para manosearla hacia intereses particulares.

Por eso hay que celebrar el nacimiento de un nuevo periódico en el Eje Cafetero, territorio gravemente afectado por la concentración de la información y por la desaparición paulatina de los pequeños medios escritos de circulación semanal o mensual. Y qué mejor manera de expresar esa satisfacción que sumarme sin vacilaciones a la gentil invitación que me han hecho sus gestores para participar en el proyecto con una columna quincenal.

Tras una década de dedicación a la tarea de construir opinión pública a través de otros medios de comunicación de la región —con la más absoluta independencia— resulta un halago insoslayable la oferta que me han hecho y que acepto con humildad pero también con el firme propósito de contribuir a los postulados del periodismo como son la libertad de prensa y la independencia volcadas hacia prácticas de buena información e innovación para que la comunidad cafetera tome mejores decisiones.

No he sido formado en la profesión de los comunicadores sociales y jamás pretenderé fungir de periodista. Sin embargo más de cuarenta años de servicio público, en el que el interés ciudadano ha primado siempre sobre el personal, me han brindado la capacidad y la posibilidad de opinar con libertad y algún desparpajo sobre los acontecimientos de nuestra cotidianidad. Espero seguir haciéndolo también desde aquí, Eje Plural, un nuevo medio de comunicación que se precia en su génesis de “albergar las diferentes aristas y matices de una sociedad que reclama ser escuchada en la defensa de sus derechos y el cumplimiento de sus deberes”.

Lo que no se cuenta no existe y son los medios de comunicación los que suscitan los temas y los ponen sobre la mesa. En ellos reposa el liderazgo para que la sociedad se embarque en la tarea de analizar y discernir sobre los acontecimientos de la vida diaria. Walter Lippmann, periodista, comentarista político, crítico de medios y filósofo estadounidense, quien intentó a comienzos del siglo XX reconciliar la tensión existente entre el capitalismo y la democracia, expresó: “Qué pequeña es la porción de nuestras observaciones directas en comparación con las observaciones que nos transmiten los medios”.

Aquí estaremos, en este medio, para incitar al diálogo y a la sana discusión de los asuntos públicos.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami