Ariel Ávila vaticina que si no se negocia, el país vuelve a “estallar”; “se le ha incumplido a los jóvenes”

En esta segunda parte del diálogo de www.ejeplural.com con el subdirector de la fundación Paz y Reconciliación, el politólogo hace un balance de lo que ha encontrado en sus visitas a las diversas regiones del país. Reforma a la Policía, polarización y sus mensajes.

AUDIO/Entrevista con Ariel Ávila.

Sumergido en las agitadas aguas de las manifestaciones, esas que han enfrentado a un país y que han contribuido a una lucha entre ciudadanos que reclaman, cada quien a su manera e interpretación de la realidad nacional, una mejor sociedad, el comunicador Ariel Ávila ha detectado que el inconformismo y la falta de voluntad para negociar pueden causar en pocas semanas un nuevo ‘estallido’ social, y que a ello se suma al incumplimiento del modelo de vida que se le propuso a los jóvenes.

“Hoy día un joven no consigue trabajo, no cree que va a tener mejor vida que la de su papá o su mamá, no puede ahorrar para una casa, y llega a los 40 años y ya es viejo. Entonces hay una crisis del modelo de desarrollo que le prometimos”, advirtió el politólogo, quien agregó que es urgente que las necesidades de los jóvenes sean atendidas y se reconozcan sus liderazgos.

Ávila, columnista de El País de España, recorre el país y estuvo hace unos días en el Eje Cafetero, con el fin de tratar de entender, según sus palabras, lo que está pasando en Colombia, por lo que insistió en las causas de la actual violencia, la polarización y la reforma a la Policía. Aquí, la segunda del diálogo con www.ejeplural.com.

¿Qué ha detectado en las manifestaciones?

Yo estoy promocionando mi libro, pero la verdadera razón de todo esto es tratar de entender qué está pasando en Colombia en esta protesta social. Me he encontrado con tres cosas: una sociedad liderada por jóvenes, cansada de la política tradicional, cansada de la corrupción y de la mala vida, y esa sociedad se volcó a las calles. Dos, a uno le dicen que los jóvenes no tienen ideas, no tienen organización, no hay liderazgos, todo lo contrario están muy organizados, tienen muchas ideas, tienen muchos liderazgos, lo que pasa es que hay sectores que no los ven como el comité del paro, y tercero, lo que más me preocupa, un gobierno que no entiende, que no ve que la gente está pidiendo cambios, que hay gente cansada de lo mismo, entonces esto va a volver a estallar en unas semanas.

¿Cuál es el común denominador de los jóvenes que se han volcado a las calles?

A los jóvenes les propusimos un modelo de vida: estudien, trabajen mucho que usted va a tener una vida mejor que la de su papá o su mamá, ese era el modelo. A mí todavía me dice mi mamá: ‘papito estudie harto que eso lo va a sacar adelante’. Hoy día un joven no consigue trabajo, no cree que va a tener mejor vida que la de su papá o su mamá, no puede ahorrar para una casa, y llega a los 40 años y ya es viejo. Entonces hay una crisis del modelo de desarrollo que le prometimos a los jóvenes, por eso se volcaron a las calles, los de estrato alto, medio, bajo, porque la promesa que le hizo la sociedad no se les cumplió.

¿Y cuáles son las causas de la actual violencia?

Hasta la década de los 80, el tema era que las autodefensas mataban a los que protestaban, a los partidos de oposición, hoy no está pasando. El Clan del Golfo no está matando a los marchantes, Los Rastrojos tampoco, lo que tenemos es un paramilitarismo sicarial, supuestos civiles que le disparan a los marchantes al lado de la Policía y nadie sabe quiénes son. Ejemplo, Lucas Villa, en Pereira, el sicario que estaba en la moto pasó por una zona donde debería haber un CAI móvil y esa noche no estaba.

El sicario que le disparó a un camionero que intentó bloquear una vía en Risaralda, supuestamente se fugó con una segueta de un comando de Policía, ese es el problema que tenemos, esos civiles armados, violentos, super complejos, que nadie entiende de dónde salen y sabe quién los paga y no tanto las organizaciones criminales, por eso hay que tener mucho cuidado, nada de lo que está pasando hoy es como antes.

Dos cosas, yo le digo al gobierno que no juegue con candela porque se quema, lo mejor es negociar, si ustedes no negocian, en dos meses esto le estalla peor. La mejor salida es un arreglo institucional, unos mínimos de las reformas y en el 2022 resolvemos esto en elecciones, en las urnas, y ahí enfrentamos las grandes reformas.

¿Cuál es la salida a la crisis?

Y dos, a los marchantes esto es un desgaste y les puede salir de doble filo, lo mejor es negociar, tenemos problemas muy delicados. El gobierno Duque ni quiere ni puede negociar, el comité del paro quiere pero no puede, porque no representa a las mayorías que están en las calles, y es que son los jóvenes, y a eso se le suman los procesos de desconfianza, pero yo mando el mensaje: ¡negociemos!

¿Existen los recursos para atender las peticiones?

Yo creo que lo que está pidiendo la gente en las calles no es del otro mundo: no judicializar a la primera línea, mercados y ayudas económicas para los que aguantan hambre, oportunidades de empleo y educación, es decir en las calles no están pidiendo ni castrochavismo ni dictadura del proletariado, ni nada de eso, están pidiendo cosas más o menos básicas, es una negociación fácil de hacer.

Qué eso necesita recursos, sí; que los recursos están difíciles, sí, pero hay formas de sacarlos: uno, con algunos temas de regalías porque hay mucha plata sin ejecutar; dos, uno puede transitar de quitar gastos en una cosa y llevarlos para otras, como los temas de defensa pasarlos a inversión social, y tres, préstamos en el extranjero, pero sí se necesita una reforma tributaria en la que el que más tenga más pague y el que menos tenga menos pague, pero yo entiendo que ese debate quedó para el otro año, así que efectivamente vamos a tener un país con un déficit muy delicado para los próximos dos o tres años.

¿Afecta tanta polarización?

La polarización es inevitable, pues estamos a nueve meses de elecciones y a menos ya de un año de la primera vuelta presidencial. Lo que hay que pedirle a la gente es que tramite esto sin violencia, que nos ayude a tramitar esto sin violencia, el tema no es negar la polarización, esto a nueve meses de elecciones a Congreso es inevitable, uno quisiera que no pasara.

¿Tenemos una Policía desactualizada, lejana de la realidad de seguridad?

Nosotros tenemos un sistema de seguridad anormal, amorfo, dañino, peligroso, explicable por 50 años de guerra que tuvimos, pero lo que tenemos hoy no es lo que debe tener un país democrático, esto hay que cambiarlo con o sin protestas. Tenemos que avanzar en una reforma a la Policía, quitarles el fuero penal militar, sacar a la Policía del ministerio de Defensa, cambiar los manuales de instrucción, sacar una Policía Rural, pero debemos hacerlo con la Policía porque sino esto es imposible de implementar, y la Policía tiene que permitir la participación de la ciudadanía sino va a haber una reforma a la fuerza el próximo año en elecciones.

¿Sus mensajes al gobierno y al comité del paro?

Al gobierno, le digo como dice mi mamá, no estire tanto el caucho que se le revienta, por favor negocie; a los manifestantes, que la protesta social es un derecho, tenemos todo el derecho a manifestarnos, intentémoslo hacer sin violencia; a las organizaciones de derechos humanos y la comunidad internacional, ayúdennos a verificar los temas de derechos humanos, y al comité del paro que dialogue con la gente que está en la calle, con la gente que no está representada, deben enviar comisiones a todas las asambleas juveniles, o sino ustedes no los están representando.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami