“En el Eje Cafetero no hay estructuras criminales, es para ‘lavar’ dinero; no es zona de combate”: Ariel Ávila

El politólogo compartió una extensa charla con www.ejeplural.com, en la que recalcó en el problema de narcomenudeo. Las drogas de síntesis son las que más consumen los jóvenes de la zona. Aquí la primera parte del diálogo con el subdirector de la fundación Paz y Reconciliación.

Con una camiseta de ‘Iron Man’ roja con visos dorados, afirmando que es más fanático de Marvel que de DC, -así José Félix Lafaurie lo haya señalado satíricamente como integrante de la ‘Liga de la Justicia’-, acudió Ariel Ávila a la entrevista con www.ejeplural.com, en la que el politólogo compartió su análisis de la situación de violencia en el Eje Cafetero, la que para él es particular pero que “fácilmente puede deteriorarse”.

En su visita a Armenia, el profesor de la universidad Externado se reunió con diferentes líderes sociales y juveniles, para según tratar de comprender qué pasa en Colombia.

El subdirector de la fundación Paz y Reconciliación sustentó sus declaraciones al indicar que si bien no existen grandes estructuras criminales en los tres departamentos, sí hay un creciente fenómeno de narcomenudeo o microtráfico, y que este “tranquilo” territorio, el que muchos llaman ‘pedacito de cielo’, es la casa de los capos de estos grupos o el lugar propicio para lavar dinero. “El Eje no es zona de combate, es para que viva esa gente”, advirtió el también columnista de El País de España y El Espectador.

Las revelaciones las hizo en su reciente visita al departamento para presentar su libro ¿Por qué los matan?, un profundo examen de las causas, motivaciones y autores de los asesinatos de líderes y lideresas sociales en Colombia. El libro intenta responder tres preguntas centrales: ¿Quién está matando a los líderes sociales? ¿Por qué los están matando? y ¿qué pasa en las zonas donde han asesinado líderes sociales?

Aquí la primera parte de un diálogo en el que también se incluyó la actual situación de las protestas, el protagonismo de los jóvenes en las manifestaciones, sus aspiraciones políticas, la reforma a la Policía y cómo salir de esta crisis, los que se desglosarán en la segunda entrega de esta entrevista.

“Un líder o lideresa social es toda aquella persona que representa colectivamente a otros”, Ariel Ávila.

Como preámbulo, ¿qué es un líder social?

Colombia está viviendo una tragedia muy grande hace muchos años y es que hay un asesinato sistemático de los líderes y lideresas sociales, y eso está matando la democracia colombiana. Solo les doy un dato, cada 4 días en Colombia asesinan un líder social, es el país donde más asesinan líderes sociales en el mundo, y el gobierno toma una definición restrictiva, pequeña, de lo que es un líder social y dice que es el representante legal de algo, de una junta de acción, de una organización campesina, pero lo que dice las Naciones Unidas es que un líder social es todo aquel que represente colectivamente derechos, por ejemplo el que representa los pacientes de las enfermedades raras o el que lidera la búsqueda de desaparecidos, entonces un líder o lideresa social es toda aquella persona que representa colectivamente a otros.

Ávila promocionó su libro ¿Por qué los matan?, en el que se elabora un examen de las causas, motivaciones y autores de los asesinatos de líderes y lideresas sociales en Colombia.

¿Por qué no los protegen y sí los matan?

En Colombia el asesinato de líderes es sistemático, por sobre todo es muy ubicado geográficamente y cinco departamentos se ‘chupan’ el 60% de la victimización: Cauca, Antioquia, Nariño, Norte de Santander y Valle del Cauca.

Y lo que sucede infortunadamente es que a nivel local hay mucha corrupción, en la alcaldía, en la gobernación, y el líder social denuncia y se demora más en denunciar que el bandido en enterarse, e inmediatamente lo asesinan o lo desplazan. Yo sé que al presidente Duque no le gusta que maten líderes sociales, él quisiera que no los mataran pero el problema lo tenemos a nivel local y regional, aquí hay mucha sensibilidad, el líder denuncia y no le creen y lo terminan asesinando.

¿Conoce de las cifras en el Eje Cafetero de asesinatos a líderes?

En el caso del Eje Cafetero es de las zonas más tranquilas que tenemos, sin embargo es una zona que fácilmente puede deteriorarse, un ejemplo de ello fue lo que pasó con el asesinato de Lucas Villa y de Héctor Fabio, que fue el otro muchacho que sicariaron. El hecho de que no haya pasado no significa que no vaya a pasar algo más adelante, pero las zonas más conflictivas son el Pacífico y la frontera con Venezuela, y las zonas más tranquilas son el Centro del país y el Eje Cafetero.

Quindío y el resto del Eje padece del flagelo del microtráfico, ¿cómo combatirlo?

El Eje Cafetero tiene un gran problema, si bien los cultivos de coca están en Cauca, Nariño y Putumayo, el fenómeno del narcomenudeo es muy complicado, y es más en Risaralda que en Quindío. Es muy delicado y tenemos un mercado muy amplío de heroína y la mayoría de droga que están consumiendo los jóvenes son drogas de síntesis, es decir pastillas, olorantes, pero no cocaína, por eso cuando dicen que allanan casas donde hay jíbaros eso es el mercado más pequeño, el mercado grande es el de síntesis.

Este es un problema que hay que trabajarlo no con persecución oficial, al narco hay que perseguirlo sí, pero para los jóvenes que consumen eso es un tema de salud pública, pero esto no puede ser un tema de persecución porque no funciona, en ninguna parte del mundo ha funcionado, y el gobierno tiene una política pública de hace 15 o 20 años muy vieja que no funciona.

Ariel Ávila compartió con www.ejeplural.com y expuso su análisis de la actual situación del país, las protestas y el papel de los jóvenes en las manifestaciones, declaraciones que se condensarán en la segunda parte de esta entrevista.

“La mayoría de droga que están consumiendo los jóvenes son drogas de síntesis, es decir pastillas, olorantes, pero no cocaína, por eso cuando dicen que allanan casas eso es el mercado más pequeño, el mercado grande es el de síntesis”.

¿Está el Clan del Golfo o quizás otras grandes estructuras criminales en el Eje Cafetero?

En eso el Eje Cafetero es particular, nosotros tenemos tres grandes estructuras criminales que son el Clan del Golfo, el Eln y todo ese mundo que llamamos disidencias. En el Eje se registró la captura de alias ‘Messi’, pero ello no es porque operen acá, porque este territorio es para lavar dinero, para que viva esta gente y el Eje no es zona de combate. Las grandes estructuras están en el Pacífico y la frontera con Venezuela.

Nosotros siempre hemos utilizado la misma receta de intentar capturarlos, darles de baja, y esto vuelve y nace. Lo que le proponemos al gobierno es que hay que seguirlos capturando, reprimiendo, persiguiendo, pero además hagamos lo que hace Estados Unidos, que implementa unos procesos de alternatividad penal, que corresponden a poca cárcel a cambio de riqueza y mucha verdad sobre el negocio.

¿Por qué los narcos colombianos prefieren irse para Estados Unidos?, porque allá entregan su riqueza, dicen algunas cosas, pagan cuatro años de cárcel y salen. Yo le digo a Colombia: hay que seguirle metiendo represión pero intentemos otra política pública porque sino esto va a ser una guerra interminable.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami