#ElContranálisis | ¿Sí vivirán los hinchas quindianos el ‘milagro’ de seguir en la A?

Para los analistas, matemáticamente el Deportes Quindío está ‘vivo’ y puede mantener su presencia en la primera categoría, no obstante el camino de estos últimos cuatro partidos lo tienen ‘contra las cuerdas’. ¡Lo último que se pierde es la fe!

Los últimos duelos de los que compiten por no descender.

No puede ser que en menos de seis meses, los hinchas del Deportes Quindío pasen de la euforia de volver a la primera categoría a la angustia de retornar a la B -‘entrada por salida’-, esa de la que se pensó iba a ser historia después de tantos años en ella.

Pues ya el primero que subió a mediados de año, el Atlético Huila, uno de los legendarios de la A colombiana, fue también el ‘primero condenado’ a regresar a la segunda y a vivir ese amargo trago, porque el sistema del fútbol profesional y su ‘injusto’ modelo del ‘promedio’ sentencia, inevitablemente, a los clubes que se atreven a entrar o volver al selecto grupo de la A.

Pocas ligas del mundo siguen con este modelo del descenso de ‘promedio’, el que según los aficionados se mantiene solo para proteger a los grandes, en detrimento de los pequeños equipos y los de menor nómina.

Injusto que los del ascenso lleguen con el mismo promedio de los últimos de la categoría A, sin importar su desempeño en el torneo al que retornaron o subieron. Un ejemplo: en el campeonato actual, Deportivo Pereira, que es cuarto en la tabla con 26 puntos, Jaguares 11 con 22 y Deportes Quindío 13 con 21 unidades, luchan por entrar a la fiesta final de los 8 clasificados y aspirar al campeonato de la A, pero también se ‘revuelcan’ porque son protagonistas de la tabla del descenso.

Se podría dar que uno de ellos ingrese a los 8, sea campeón de la liga A colombiana y aún así descienda al final de año, claro si se dan una serie de ‘hechos infortunados’.

El contexto: De la A a la B

El equipo del señor Hernando Ángel, así duela, sí del vallecaucano porque es de él y solo de él, y los quindianos deben entender que ese Atlético Quindío de los años 50, el campeón del 56, el de Julio César Asciolo, Manuel Dante Pais, José Francisco Lombardo, Nelson Vargas, Ricardo Díaz y Álvaro Lahidalga; Alejandro Carrillo, Jaime Gutiérrez, Francisco Solano Patiño, Alejandrino Genes, y del atacante Roberto ‘Benitín’ Urruti, el que era de todos, ya no es de la hinchada, de la afición y menos de la región, sino de ‘Ángel’ y su familia.

No han servido las ‘pataletas’ de muchos quindianos, entre ellas ‘rasgaduras de vestiduras’, declaraciones con entonación ‘gaucha’ de un ‘Patrón’ y los líos judiciales, buscando recuperar la denominada ‘ficha’, porque la camiseta y el club de la ‘V’ de la victoria, y que es socio fundador de la Dimayor, es solo de un señor que lo dirige como se maneja el fútbol actual, es decir como un negocio.

¿Y cuál es el negocio?

Ahora, a solo unos meses de haber retornado a la A, luego de un largo periodo en la B, exactamente 7 años, 8 meses y 8 días si se tiene en cuenta el primer partido de regreso a la A, el ‘Milagroso’ está peleando para seguir en la máxima categoría, pero no es solo el esfuerzo de un equipo técnico encabezado por un grande como lo es Óscar Héctor Quintabani, sino que es la imposición de los intereses de un ‘monetizado’ dueño, y que está por encima de la ilusión de un grupo que sueña con ser protagonista y seguir siendo de la A.

De nada ha valido que la hinchada haya respondido, no solo en la A sino en el camino de retorno desde la B, y que en estos meses se hayan copado las tribunas del ‘Jardín de América’ hasta lo autorizado por los aforos con aficionados, porque la fe del que quiere al Quindío se mantiene a pesar de lo oscuro e inevitable del panorama, pero parece que al ‘dueño’ poco le importan los hinchas.

De las más grandes taquillas del campeonato actual están las del Quindío, con aforos que cumplen lo autorizado por las autoridades, en razón de la pandemia, por lo que se insiste, la hinchada responde señor Ángel, y su argumento de la falta de acompañamiento se desmorona, pues el ‘Milagroso’ tiene afición, esa misma que usted ultraja.

¿Qué se viene, tortuoso camino?

Para Deportes Quindío, el camino no es fácil, si se tienen en cuenta que los demás candidatos al descenso están con una diferencia de 6 y 7 puntos a falta de 12 unidades en disputa.

Quindío debe descontar y sumar; esa tarea no es fácil. A falta de cuatro fechas, es decir 12 puntos en disputa, la tabla del descenso está así:

20. Atlético Huila 95 puntos (Ya descendido, este torneo bajan los dos últimos del descenso y suben los dos primeros de la B. No hay repechajes.)

19. Deportes Quindío 109 puntos.

18. Patriotas 115 puntos.

17. Deportivo Pereira 116 puntos.

16. Jaguares 116 puntos.

Frente a este panorama, se requiere que Deportes Quindío sume en sus últimos cotejos contra Santa Fe, Cali, Patriotas y Tolima, y que el más débil, es decir el conjunto de Boyacá, Patriotas, no adicione a su propósito, para que se recorte la diferencia de 6 puntos y así cederle el tiquete a la B a los de Boyacá.

Sin embargo, hay que ser realistas: el calendario no es para nada fácil para el ‘Milagroso’, en comparación con Patriotas que irá a visitar a Once Caldas, recibe a Medellín, va a medirse a Quindío y es anfitrión con Jaguares, otro que lucha por el descenso, contra los duelos en casa ante Santa Fe y Patriotas, y las visitas al Deportivo Cali y Deportes Tolima, que le corresponden a los quindianos.

Ya mirar los datos de Deportivo Pereira y de Jaguares, las cosas se ponen más de ‘color de hormiga’. Jaguares recibe a Nacional este fin de semana, va a Pereira, vuelve en casa con Cali y visita a Patriotas, por lo que dos de sus cotejos son con rivales directos al descenso.

Los de la ‘Perla del Otún’ irán este fin de semana de ‘Halloween’ a ‘Medallo’ para visitar al ‘Poderoso’, reciben a Jaguares, van a Neiva con Huila, ya condenado a retornar a la B, y cierran en casa con América, el ‘diablo’ que no ‘da pie con bola’ al mando del ‘papelito’ Juan Carlos Osorio.

Así las cosas, los rivales del descenso Pereira y Jaguares se enfrentan contra dos directos al descenso, mientras que Quindío solo tiene un duelo con uno: Patriotas, en la fecha 19, y se bate con dos candidatos que lucharán por entrar a los 8: Santa Fe y Deportivo Cali, pues Deportes Tolima ya está clasificado, aunque ello no significa que le vaya a regalar los puntos a los quindianos. Hay que ser realistas y dejar de soñar… Nadie se deja ganar porque sí.

En estos términos, Huila y Quindío, los dos que subieron a mitad de año, son los dos, ya definido lo de los huilenses, opcionados a descender nuevamente a la B y de manera directa a fin de año, por lo que la ilusión de la A se quedaría solo en eso, una ilusión de cinco meses.

Entonces, la diferencia y la lucha no es menor: Quindío, ‘sí o sí’, está obligado a sumar 7 puntos de los 12 que faltan, y que Patriotas no sume ni uno. ¡Eso es un ‘milagro’, pero que los hay los hay!, porque más de uno quiere decir: “Y el milagro floreció”.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami