#ElContranálisis | ¿Usted cree que Colombia irá a Qatar 2022?

Empatamos con Paraguay, como lo hicimos con ellos en Asunción, o con Bolivia en La Paz, y con Uruguay en Montevideo o Argentina en Barranquilla en junio pasado. ¿Con “empatitis” vamos a ir a un Mundial?

Desde hace un año, cuando se paró un equipo para sacar a Carlos Queiroz, el panorama de la selección Colombia no se ha visto más oscurecido. No importa que haya llegado Reinaldo Rueda, uno de los más queridos y triunfadores técnicos colombianos, para devolverle la esperanza al país, esa que hoy está en duda.

Hace un año nos goleó Uruguay en Barranquilla 0-3, y en Ecuador nos metieron 6-1, todo ello por una para de un conjunto que piensa que son más importantes que el mismo técnico, y eso pasa en el fútbol… Solo pensaron en sacar al portugués… Y esa figurita, la misma que vimos este martes revolcándose en el césped, para intentar reivindicarse con la afición, fue la misma que hace un año solo trotó, como es su característica, y fue el autor principal para que Colombia no haya sumado puntos, los que ahora nos hacen mucha falta, en sus duelos con los uruguayos y ecuatorianos… Eso no se olvida… ¡Insisto, James!

Esos puntos se añoran, reitero, y más ahora con un técnico mezquino y poco ambicioso, el que considera que a punta de empates vamos a ir a Qatar. Así planteó el partido en La Paz y lo mismo lo hizo en Asunción… ¡Miedoso!… Solo le resultó ese triunfo 3-1 ante una “veterana” Chile para irse con otros empates con Uruguay, Brasil y Ecuador.

Luego se perdió con los brasileños por un gol, dicen los “sabios” estaba en el pronóstico, para volver a casa a un empate en tablas 0-0, con los paraguayos, así se necesitara urgentemente sumar de a tres.

Reinaldo decepciona… Traiciona el fútbol de Colombia, ese que se aprendió de los brasileños y los argentinos… Sí, ese de la lucha, de las ‘pelotas’, del juego de toque, de combinar la magia con la garra. Ganamos respeto en el mundo del fútbol con una combinación de lucha, garra y magia, talento, eso nos ha dado el balompié, el mismo que mostró a Jhon Édinson Castaño, el Pibe, Bendito Fajardo, Redín, Higuita, Escobar, Tréllez, Chonto, el Palomo, Freddy, Tino y muchos más que pasaron de los 80 a los 90, y los que pueden decir que se “mataron” por la camiseta, como aquellos Leonel, Barrabás, Chicho, Córdoba, Bermúdez, Sánchez y decenas más, a quienes muchos les debemos pero poco reconocemos.

Reinaldo traiciona su esquema y el del fútbol colombiano, el de tener un ’10’, el de la magia, porque Colombia es eso, magia. Ha convocado a “magos” como Edwin Cardona, a Juan Fernando Quintero y al mismo James Rodríguez, pies superdotados que dan un pase inesperado, entre líneas, y aún así no dan resultado. ¿Qué pasa?

El esquema de juego no está definido y al parecer Reinaldo, presionado por los resultados “ya no sabe qué hacer” plantea un combinado con figuras de Europa, México, Sudamérica y USA, que cree son garantía y es tan limitado en creación para hacer lo que más importa en el fútbol: ¡GOLES!

Colombia tiene a grandes “matadores” y no los explota… ¿Es problema de ellos?, reclama la hinchada, ¿o es del planteamiento?, quizás porque Colombia no mete el balón en la red.

Lo que se viene

Quedan cuatro partidos, es decir 12 puntos en juego, y se tienen 17 puntos en la tabla. Para Rusia 2018, Colombia se clasificó cuarto con 27 puntos, detrás de Brasil 41, Uruguay 31 y Argentina 28, y por encima de Perú que logró 26 y fue al repechaje.

Para Brasil 2014, sin los pentacampeones del mundo por ser sede de la copa, en una eliminatoria diferente, Colombia fue segunda y sumó 30 unidades, dos menos que la primera, Argentina. Superamos a Chile 28 puntos, y Ecuador y Uruguay, ambos con 25, los que al final se clasificaron a la cita mundial.

Los tiquetes para Sudáfrica fueron cancelados, debido a que Colombia fue séptima en la eliminatoria sudamericana con 23 puntos, al igual que para Alemania 2006, en la que se quedó sexta con 24 puntos, lo mismo que para Corea y Japón 2002, en la que sumó 27 unidades y no pudo ir a tierra asiática, al quedar por debajo del quinto puesto y por tanto del repechaje.

En el camino a Francia 1998, y también sin la verdeamarela, por ser campeona del mundo, Colombia fue tercera con 28 puntos, detrás de Argentina 30 y Paraguay 29, mientras que para USA 1994 y con el antiguo modelo de dos grupos, Colombia ganó su tiquete por encima de la encopetada Argentina, fue la eliminatoria del 0-5 en el Monumental, y de Paraguay y Perú. En esa eliminatoria no participó Chile que estaba sancionada.

Analizando las cifras se anticipa que Colombia tiene la obligación de sumar 27 unidades o 28 para tener fijo su tiquete al Mundial. La tarea no es fácil si apenas quedan 12 puntos en juego y se vienen duelos en enero, febrero y marzo de 2022 con Perú en Barranquilla, la visita a Argentina, el partido en la Arenosa con Bolivia y el domicilio contra Venezuela.

Para algunos, el calendario es más suave que para los otros candidatos, sin embargo con el conjunto de Rueda nada está escrito. Se tenía que ganar a Paraguay en Barranquilla y no hizo la tarea, y se tenía que ganar a Bolivia o al mismo Paraguay en sus canchas y no se logró, pues parece que el planteamiento de Rueda es empatar.

Suerte es la que tiene de sobra Reinaldo, porque en los últimos cinco juegos, todos han jugado a su favor y a pesar de empatar y perder, Colombia es cuarta de la eliminatoria con 17 y está en zona de clasificación directa al Mundial de Qatar… ¿Pero hasta cuándo tendrá esta fortuna?

Ningún hincha de la selección Colombia puede estar tranquilo. Ni Juanfer Quintero ni Edwin Cardona y menos un James Rodríguez han sido la solución. Tampoco un Tigre Falcao, o un Duván Zapata o un Miguel Ángel Borja o Roger Martínez la han podido meter, y menos cuando su técnico de manera absurda cambia los planes en cada entretiempo mandando mensajes de inseguridad, desespero e incertidumbre no solo a los aficionados sino a su grupo, como lo hizo este martes contra Paraguay que en el reinicio de la segunda mitad hizo tres modificaciones, dos de las cuales eran nuevos en el proceso: Cantillo y Valoyes, hecho que nadie entiende. Parece que Rueda no se ha dado cuenta que está en la eliminatoria al Mundial y no en unos juegos amistosos de preparación.

En dónde quedó el tan publicitado morfociclo, cuántos de los convocados a esa fase siguen en la carpeta de Reinaldo y en dónde quedó el “500%” de los jugadores. Cada intervención de Rueda es infortunada. Ignora a una columna vertebral que da de qué hablar en el fútbol argentino: Fabra, Campuzano, Cardona y Sebastián Villa, los colombianos que tiene Boca Juniors y que son figuras, pero convoca a otros de menos presente y casi nada de pasado.

Siendo así, el camino a Qatar solo lo tiene fijo James, que juega en el modestísimo Al Rayyan, porque en el caso de la selección Colombia el tiquete está más que comprometido, así los resultados le estén dando una mano, porque de los cuatro juegos, tres son complejos: Perú está impulsado y nos ha doblegado, Argentina es siempre compleja y Venezuela se juega contra Colombia el partido de la eliminatoria, porque puede perder con todos menos contra su vecino… Los patriotas se preparan solo para enredar a la Tricolor.

Quedan en juego 12 puntos, que si Colombia los hace llegaría a 29 puntos y se clasificaría, empero con el actual juego y la falta de estilo e identidad demostrados por Rueda, esa tarea es casi imposible, así se necesiten mínimo 9 o 10 de esas 12 unidades para clasificar.

Reinaldo debe reencontrarse con ese técnico ambicioso y estratega, y lo más importante con el fútbol… Ese que todo el país reconoció en su momento, porque el de ahora desilusiona, y tiene en riesgo a una selección que está obligada a tener el cupo al mundial, así se diga que la eliminatoria sudamericana es la más competitiva del mundo, lo que no es del todo cierto, porque de 10 participantes se clasifican 4 directamente y uno va a repechaje.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami