#EnVideo|“Empréstito sí, pero con estudios, veeduría y control”, decano de Economía de La Gran Colombia

El profesional manifestó la importancia de que no se comprometa la totalidad de las vigencias futuras para que las demás administraciones puedan trabajar con estos recursos.

En entrevista con www.ejeplural.com el decano de la facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la universidad La Gran Colombia, Fabián Estrada Herrera, se refirió al Acuerdo número 029 de 2021, por medio del cual se le otorgó al alcalde de Armenia, José Manuel Ríos Morales, la autorización para realizar operaciones de crédito público hasta por $60.000 millones de pesos.

El especialista fue claro y dijo que si la aprobación se dio por parte del concejo municipal es porque seguramente cumple con todos los requerimientos normativos para poder hacerse.

“Los empréstitos son unos instrumentos financieros muy utilizados por las administraciones públicas para gestionar los recursos que se requieren para futuros proyectos y por lo general siempre es una muy buena estrategia para poder apalancar el desarrollo económico, político y social de una región”, señaló.

Pero, agregó que las vigencias futuras también tienen su normatividad y si se dio la autorización por parte del concejo es porque efectivamente se cumple con los requerimientos técnicos y normativos para poder hacerlo.

“Es una jugada estratégica para la administración local, sin embargo, si se tendría que mirar muy detenidamente cómo va a ser ese compromiso que le va a generar a la administración que viene”, manifestó Estrada Herrera.

Precisó que las vigencias futuras son una figura que al igual que el empréstito se ven normalmente porque no alcanza el dinero que se genera bajo la administración para hacer obras de gran tamaño e impacto y para solventar una situación económica como la que vivimos hoy en pospandemia, que invita a generar este tipo de proyectos que apalanquen la economía de la ciudad.

“Es un compromiso que se va a generar a futuro, sin embargo, también hay que mirar que no comprometa la totalidad de esas vigencias futuras y que le deje un margen de maniobrabilidad a la administración que venga, pero indudablemente si se requiere por parte de la alcaldía hacer este ejercicio para poder en una situación crítica como la que tiene el departamento, el país y el mundo, generar proyectos que puedan ayudar a disminuir los índices de desempleo que tiene la ciudad de Armenia en el marco de una reactivación económica”, indicó el decano.

Sostuvo que son unos recursos que se están gestionando a través de un crédito con Findeter y es inicialmente esta entidad la que tiene que entrar como ente territorial a mirar ese compromiso y analizar la responsabilidad que le queda a la administración actual y a la futura.

“Es importante mencionar que las obras que se tienen propuestas en Armenia todas están muy ligadas al sector de la construcción que es uno de los que mayormente apalanca la economía no solamente de la región sino también del país y es ahí donde toman mucha relevancia”, agregó.

Expresó que esto de igual manera va a generar unos empleos a corto y mediano plazo los cuales van a reactivar de manera inmediata la economía de Armenia, por lo tanto en los cuatro proyectos que se van a desarrollar es importante dar a conocer que son muy primordiales para la ciudad ya que están directamente relacionados con varios sectores como el deportivo y el turístico.

Control y vigilancia

“Para este tipo de proyectos que requieren tanto dinero, que requieren una inversión tan amplia y un compromiso económico para la ciudad, es necesario que existan unos estudios técnicos pertinentes que validen la viabilidad de los mismos para garantizar que efectivamente esto que se va a realizar ya tenga un análisis que permita determinar la necesidad de las inversiones”, precisó el decano.

Recalcó que es importante decir que para unas obras de esta magnitud es fundamental realizar este tipo de compromisos, porque los recursos propios recibidos por el Estado y generados por la misma administración en ningún caso serían suficientes para solventar obras de tal magnitud.

“Tenemos todas las herramientas como ciudadanos para hacerle seguimiento a las actividades que realizan las administraciones públicas y este tipo de proyectos requieren es precisamente de una veeduría ciudadana que esté al tanto de lo que esté sucediendo”, aclaró.

Indicó que por parte de la administración la mejor manera de decirle a la ciudadanía que se necesitan, que se puede lograr y que hay una viabilidad para hacerlo, es a través de los estudios, pues los datos determinan la necesidad y la manera de cómo solventar esas necesidades colectivas.

“La mejor manera de tranquilizar a la gente es a través de los estudios, qué estudios se realizaron para estas obras, evidenciar cual es esa necesidad que se va a solventar y cómo se va generar esa reactivación económica a través de esos proyectos”, apreció Estrada Herrera.

Enfatizó en que para garantizar que efectivamente se realicen en los tiempos debe hacerse una buena planificación, una buena gestión, una buena ejecución y un buen seguimiento de cada uno de los proyectos, pero que ello no solamente lo hacen los entes gubernamentales o de control, sino también lo tiene que hacer la ciudadanía velando precisamente por lo que se propone y estando pendiente de los tiempos y los recursos, pues uno de los temas más delicados en cuanto a los proyectos son los tiempos de ejecución.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami