Por fin hubo luz al final del túnel y se entregó el Cruce de la Cordillera Central

“Hoy Colombia hace historia y es con hechos como le devolvemos al país la confianza en que las obras sí pueden planearse, ejecutarse y entregarse, con recursos bien invertidos”, presidente Iván Duque.

AUDIO/ Presidente Iván Duque Márquez sobre la entrega final de las obras del Cruce de la Cordillera Central.

Tras más de una década de espera y con una inversión de $2.9 billones de pesos por fin se puso en total funcionamiento el circuito vial Cruce de la Cordillera Central entre los departamento de Quindío y Tolima.

Fueron en total 60 obras construidas a lo largo de 30 kilómetros de doble calzada que incluyen 25 túneles, 31 puentes y 3 intercambiadores viales.

Este lunes 22 de noviembre el presidente de Colombia, Iván Duque Márquez, realizó la inauguración del complejo vial iniciado hace más de una década y sobre el que muchos eran pesimistas sobre su finalización, teniendo en cuenta que habían sido más los tropiezos que este había tenido que su verdadero avance.

“Hoy estamos muy felices en un día histórico y sabemos lo que esto significa para la comunidad, es un gusto estar viendo esta conexión que se convierte en la obra más grande de infraestructura que se ha desarrollado en Latinoamérica”.

Iván Duque Márquez, presidente de Colombia.

El mandatario resaltó que no fue una labor fácil, pues dijo que cuando llegó al mandato recibió un proyecto desfinanciado y prácticamente abandonado con un avance de obra que apenas llegaba al 54% y con serios problemas de calidad que amenazaban su estabilidad.

“Allí tuvimos que formar un verdadero equipo profesional desde el ministerio de Transporte y el Instituto Nacional de Vías, Invías, para el que destinamos $620 mil millones de pesos, con los que se adjudicaron tres nuevos contratos y se creo una gerencia especializada para el control y seguimiento exclusivo y permanente a la ejecución contractual y para la toma de decisiones en el sitio”.

Presidente Iván Duque Márquez.

Los beneficios del proyecto son enormes para toda la comunidad, para los viajeros, para los transportadores, pues ahora el recorrido entre Calarcá y Cajamarca estará entre los 30 y 50 minutos aproximadamente, además de que el tema de accidentalidad y de congestiones por vehículos varados o por derrumbes ya harán parte de la historia.

Proyección al turismo y a la economía

FOTO/ Presidente señala la importancia para el turismo de estas obras.

El Cruce de la Cordillera Central cobra más relevancia si se tiene en cuenta que el primer mandatario se propuso dar un vuelco al desarrollo económico regional y potencializar al Eje Cafetero como un nuevo destino turístico nacional e internacional.

“Este proyecto supone un cambio histórico para la movilidad del país, con él impactamos positivamente las condiciones de vida de los transportadores, que requerían una vía expedita y más segura para mejorar el flujo de las exportaciones desde y hacia el puerto de Buenaventura, con importantes ahorros en tiempos de viaje y menores congestiones, lo que representa mayor productividad. También se convierte en una gran herramienta para promover el desarrollo turístico del Tolima, del Quindío y sus alrededores, particularmente, donde los viajeros podrán apreciar los parques temáticos y las fincas cafeteras y darle un espaldarazo a todo ese sector de la economía que ofrece servicios e insumos a quienes transitan por este corredor estratégico”.

Ángela María Orozco Gómez, ministra de Transporte.

Operación y seguridad

A partir de hoy, el Cruce de la Cordillera Central operará como un par vial con dos calzadas por sentido entre los municipios de Cajamarca, Tolima, y Calarcá, Quindío. Lo podrán transitar tanto los usuarios que se movilicen desde el suroccidente hacia el centro del país como quienes lo hagan desde la capital hacia el puerto de Buenaventura.

Quienes viajan en sentido Armenia – Ibagué ascenderán por la vía existente en dos carriles en un solo sentido, llegarán al sistema del túnel de La Línea, lo atravesarán y descenderán por la nueva vía en dos carriles en un sentido hacia Ibagué. A su llegada al departamento del Tolima, en el sector de Bermellón, los usuarios iniciarán su recorrido por la nueva vía conformada por 16 puentes y 15 túneles.

Entretanto, los viajeros que se desplazan en el sentido Ibagué – Armenia ascenderán desde Cajamarca hacia el alto de La Línea por la vía existente de dos carriles en un sentido. El descenso lo harán desde el intercambiador Américas hasta Calarcá y será por la nueva vía en dos carriles unidireccionales, conformada por 15 puentes y 8 túneles.

Para garantizar la seguridad vial el proyecto cuenta con equipos de última tecnología y con un Centro de Control de Operaciones, CCO, que a través de un circuito cerrado de televisión monitorea permanentemente el flujo de tráfico, así como las eventualidades que llegaran a ocurrir. En tramos a cielo abierto se cuenta con 19 puntos SOS, semáforos, paneles de mensajería variable, controladores de velocidad, iluminación y elementos de señalización vial. De igual manera, todos los viaductos están iluminados. Dentro del túnel de La Línea, se cuenta con una emisora que informa a los usuarios las principales recomendaciones en materia de seguridad y alerta en caso de que se presente una eventualidad.

Además, con el fin de que los colombianos tengan viajes más tranquilos, también se prestarán los servicios de atención al usuario como ambulancias de transporte medicalizado y brigadas de bomberos con sus respectivas instalaciones, al igual que grúas y carros taller.

Gracias a este megaproyecto entre Calarcá y Cajamarca, el gobierno nacional convierte en realidad un complejo de obras que genera alta rentabilidad social para beneficio de cerca de 2 millones de habitantes de los departamentos de Tolima y Quindío e impulsa la reactivación económica y el desarrollo del país.

Lo que dice la historia

El Invías recordó que en 1902 se habló por primera vez de la posibilidad de construir un túnel con el fin de cumplir un propósito de la nación: atravesar la cordillera Central. En 1913 se hizo un primer trazo y en 1922 se ordenó, por primera vez, la ejecución de esta obra.

“Casi 100 años después, en 2005, se inició la excavación del túnel piloto, el cual buscaba despejar dudas sobre si era posible atravesar la cordillera con un túnel, pues expertos mundiales de diferentes nacionalidades indicaban que era imposible por la inestabilidad del terreno, por la presencia de la falla de La Soledad, la segunda de mayor complejidad en el planeta, por la altura y por las condiciones climáticas de la región”.

Reporte del Instituto Nacional de Vías, Invías.

El mandatario de los colombianos expresó que con la entrega total del Cruce de la Cordillera se demuestra la capacidad de resiliencia de los colombianos y el compromiso del gobierno nacional para concluir, concluir y concluir las obras que estaban estancadas y cuya culminación generan equidad y paz con legalidad.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami