Expertos hablan sobre la conectividad de Caldas

Proponen otras estrategias para reducir la distancia entre Manizales y los otros municipios. Temen que Aerocafé se convierta en elefante blanco.

Ingenieros, ciudadanos, expertos en infraestructura vial y funcionarios de la Gobernación de Tolima se reunieron en la mañana de este martes en el Conversatorio sobre Caldas-Tolima: proyectos de conectividad regional.

En el espacio se habló sobre las alternativas para conectar a Manizales con los municipios más lejanos, como del oriente caldense y a su vez con los del norte tolimense, la importancia de que se construya el Túnel Cumanday y también el de convertir a Aerocafé en un aeropuerto del que despeguen vuelos transoceánicos.

Carlos Arturo Arbeláez, de Casabianca (Tolima), recordó que durante la administración de Julián Gutiérrez, se realizó un foro con él y con el gobernador de Tolima, Carlos Hidalgo, durante el que se explicó la finalidad de construir estos proyectos y se invirtieron $13 mil 930 millones en estudios, incluso con la presencia de una empresa china, pero estos no fructicaron.

Lo que se plantea es que por allí, en la vía a Neira hasta Padua, pasen tanto el ferrocarril como la Transversal de Caldas. Esta última, presentada hace poco como la Biorruta, pretende conectar desde La Dorada hasta el Kilómetro 41 y disminuiría el recorrido en un 42%. La diferencia radica en que la segunda seguirá el trazado de la vía actual entre Manizales y el Puerto Caldense.

El ingeniero civil, Gonzalo Duque Escobar, quien realizó la exposición central, propuso que se tenga en cuenta el Ferrocarril Cafetero, que cruzaría por debajo de Cerro Bravo y conectarlo con Urabá y Buenaventura. Considera que no solo se reducirán los fletes ente el 25% y el 50%, sino que aumentaría el PIB y los beneficios no quedarían solo en peajes.

También destacó la oportunidad que representa el carbón térmico de Caparrapí y de Boyacá, que permitirían financiar las vías ferroviarias. Además habló de la oportunidad de que se fomente el turismo y a su vez, se reduzca la pobreza y pensando en el cuidado de los bosques de niebla.

No gusta un aeropuerto en tres fases

Los asistentes que intervinieron estuvieron de acuerdo en la necesidad de que Aerocafé se construya de una vez y no en fases, pues temen que se pueda convertir en un elefante blanco al no poder competir con otros aeropuertos y tampoco contar con la posibilidad de ofrecer vuelos transoceánicos, los que atraerían a turistas de otros continentes.

“La idea es hacer uno pequeño para luego tener una segunda y tercera etapa, hubo una propuesta que dialogué con la Gobernación, técnicamente se propuso un desarrollo del ingeniero Leonardo Alzate, se necesita una convergencia entre los sectores privados, académico, empresarial y gobierno”, dijo Duque.

Asegura que la mejor estrategia es que se realice una inversión privada y se logre construir una pista de 4 kilómetros de largo. Dijo que se cuenta con las máquinas e incluso con los inversionistas, y que el dinero que invertirá el Gobierno Nacional podría utilizarse en obras de mayor relevancia que apremian por causa de la pandemia.

“Son $550 mil millones para meter ahí, se necesitan para programas más profundos como conectividad para la zona rural que es del 6%, conectividad digital que está en el 50% y conectividad para Manizales que está en el 66%”, manifestó el ingeniero. Concluyó que se debe pensar en cerrar la brecha tecnológica o de salud de los campesinos, entre otras necesidades como la reactivación económica y ese dinero se vería mejor invertido en estas, y no en un aeropuerto pequeño que no ofrece competitividad.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami