Fypasa firma contrato para iniciar construcción de la PTAR

La Planta de Tratamiento recibiría las aguas residuales del distrito sur de Manizales y de Villamaría. Se espera que el 3 de diciembre arranque la construcción.

La polémica se encendió por cuenta de las peleas políticas entre Carlos Mario Marín, concejal de Manizales, y Octavio Cardona, alcalde liberal, durante el periodo anterior. La manzana de la discordia, entre muchas, fue la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales.

Marín se quejó porque Fypasa, de México, fue la única oferente y ganó el contrato. Por eso, en el 2019, tras ganar las elecciones a la Alcaldía, decidió frenar el proceso para que hubiera pluralidad de candidatos.

Sin embargo, eso no ocurrió. Se realizó otro concurso y se presentaron dos empresas, entre esas la mencionada anteriormente, pero la competencia lo hizo por fuera de los límites de tiempo. Se hizo por tercera ocasión y nuevamente hubo dos, pero debido a su capacidad económica, una se retiró. La ganadora en ambos casos fue la firma mexicana.

Las críticas arreciaron contra el alcalde Marín, en especial de la oposición del liberalismo. Le criticaron que no solo no se cumplió con la dichosa pluralidad, sino que los costos serían mucho mayores, pues por las demoras y el incremento del dólar, la PTAR pasó a costar de $110 mil millones a $146 mil millones, con un menor caudal y que pegaría en los bolsillos de los consumidores.

Con fecha de inicio

Pese a las críticas y los tropiezos que retrasaron la limpieza del río Chinchiná, este miércoles, la Alcaldía de Manizales, Aguas de Manizales y Fypasa firmaron el contrato que da vía libre a la construcción de la planta y el 3 de diciembre arrancaría el movimiento de tierras en Cámbulos.

Los señalamientos por corrupción no se hicieron esperar tampoco y en México, Perú e incluso Colombia indican que ha incumplido. Su director general, Luis Alfonso Camarena, sostuvo que la empresa cuenta con 38 años de experiencia e incluso con la aparición de las Asociaciones Público Privadas en su país, en 1994 obtuvo 3 de 5 contratos.

“Por supuesto que tenemos claro lo que representa la obra para la Alcaldía, nos han transmitido la importancia, sobre todo también para el aspecto de beneficios al ciudadano. Agradecemos que nos seleccionaron y lo único que nos queda por realizar es que se vea con hechos lo que comentamos”, dijo.

Las bondades de la PTAR

La planta recogerá las aguas residuales del distrito sur de Manizales, el más grande, y de Villamaría para posteriormente cumplir con un proceso de descontaminación y devolverlas al río Chinchiná. Aunque no será potable, servirá para labores como las agrícolas.

Una vez depositadas las aguas ya tratadas, el río cumplirá con otra labor natural en el proceso. Otra parte de residuos o sedimentos se llevará al relleno sanitario y el biogás se utilizará como combustible dentro del proceso o se podría generar incluso energía eléctrica. Aunque el proyecto pretende recoger el líquido de los dos municipios, Villamaría no se ha vinculado.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami