Los árboles irán cayendo progresivamente en Milán

Debido a enfermedades y al riesgo para ciudadanos, Alcaldía de Manizales talará cuatro urapanes. Arbustos y plantas ornamentales, las opciones para sitios urbanizados.

Cuatro urapanes, entre los 50 y 60 años, dejarán de adornar las calles del barrio Milán de Manizales. La decisión la tomó la Alcaldía de Manizales tras dialogar con la comunidad del sector, pues estos, a causa de su avanzada edad, presentaron problemas que incluso ponen en riesgo la integridad de la gente, edificaciones y vehículos.

Fotos cortesía Alcaldía de Manizales/En el 2015 se planeaba talar 99 urapanes, pero al final y tras protestas de la comunidad, solo tumbaron 30

Tras realizar un perifoneo y socializar el tema, la Secretaría de Medio Ambiente realizará la tala la próxima semana. De acuerdo con el dictamen, Las razones que generan amenaza de caída de los árboles y sus ramas son el inadecuado estado fitosanitario; la descomposición del tronco y raíces; grietas y exposición de la médula (parte interna del árbol) y presencia de aserrín y hongos.

A crear espacios para los árboles

Franklin Leonel Dussán, profesional especializado de Biodiversidad y Ecosistema de Corpocaldas, sostuvo que con la edad, van apareciendo las enfermedades, y en el caso de los árboles de Milán, su sistema radicular (conjunto de raíces) se ve obstruido y esto evita que se siga desarrollando, debido a la obstrucción que representan los andenes o vías.

Para determinar su estado, se analiza si hay heridas profundas o protuberancias en el tallo o tan solo con ver dentro del árbol y verlo hueco. Entre más viejos, van perdiendo el duramen (parte interna), aparecen las plagas y los insectos, empiezan a generar exudado y un líquido gomoso, fenómeno apreciado en las cuatro plantas.

“El manejo de árboles en espacio público es una ciencia nueva, los primeros estudios sobre su comportamiento en ámbito urbano se hicieron en Bogotá hace 15 años. Antes veíamos un árbol y lo sembrábamos si era bonito, nos dejábamos llevar por el paisajismo, pero sin planificación. Con los urapanes no hubo planificación, pero no es un escenario nuevo”, explicó el experto.

Considera además que estas especies no son nativas, son exóticas y provienen de ecosistemas templados, diferentes del tropical de esta región. Pero también piensa que no se puede culpar a quienes los sembraron, porque en la época, Milán pudo haber sido una finca o un sitio poco poblado, y la llegada de la urbanización fue cambiando las condiciones.

Con los nuevos modelos de planificación y ordenamiento territorial, explica, ya se empezó a tener en cuenta cómo y qué árboles plantar y plantarlos en zonas de espacios reducidos, a causa de la construcción de vivienda, no es viable, pues entran en conflicto con redes eléctricas, de acueducto o alcantarillado.

Sin embargo, advirtió de la necesidad de que se establezcan zonas verdes grandes dentro de las ciudades, como el Bosque Popular El Prado, que sirven para contener las emisiones de carbono. Dijo que tener pequeños espacios que no son apropiados para los árboles.

Según Dussán, será inevitable que desaparezcan los urapanes sembrados a lo largo de la carrera 23, en el barrio Milán, por su edad y por lo complicado de su crecimiento normal en medio del cemento.

Sembrados

La Alcaldía de Manizales informó que se tenía como meta sembrar 6 mil árboles anualmente y este año la cifra va en 7 mil 166.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami