“Parque San Mateo, otra promesa incumplida del presidente Duque”: Ágora Cívica

Dirigentes cívicos califican como burla a Pereira la respuesta del Estado Mayor del Ejército que descarta totalmente traslado del batallón San Mateo para construir un gran parque. Lote en La Virginia solo se puede usar el 30% por modificación de plan de ordenamiento.

AUDIO/James Fonseca, director de la Corporación Vigía Cívica.

Una burla del gobierno del presidente Iván Duque consideran los directivos del Ágora Cívica de Pereira la respuesta a una carta sobre la construcción del parque San Mateo.

La construcción de un gran parque, en lo que hoy son las instalaciones del batallón San Mateo, fue una de las promesas hechas en Pereira por el hoy presidente Duque durante su campaña y el incumplimiento tiene decepcionados a los dirigentes cívicos y ambientalistas de Pereira.

Este hecho se dio paralelo a la visita del jefe de Estado a la región el fin de semana, en desarrollo de su estrategia ‘Le cumplimos al Eje Cafetero’.

Faltando menos de un año para que termine el gobierno Duque a una carta del Ágora Cívica, el Jefe de Estado Mayor del Comando de Ingenieros, coronel José Fernedy Camero, respondió: “El traslado del batallón San Mateo no es un proyecto respecto del cual el Ejército esté haciendo gestiones para su materialización, y menos aun buscando recursos para dicho propósito”.

AUDIO/Carolina  Giraldo, dirigente cívica y ambiental, integrante del colectivo Ágora Cívica.

James Fonseca, director de la Corporación Vigía Cívica, aseguró que la respuesta a la carta dejó en los pereiranos una sensación de burla y que la promesa del presidente Duque no fue suficiente para concretar el sueño de tener un gran parque en el San Mateo.

A su vez, Carolina  Giraldo, dirigente cívica y ambiental, integrante del colectivo Ágora Cívica, y quien en su momento también lideró el proyecto del parque, indicó que esta es una más de las promesas incumplidas del mandatario Duque y el proyecto desafortunadamente se acelera o frena dependiendo de las conveniencias de turno.

Historia de una promesa

Para que el ejecutivo Iván Duque llegará a prometer, “corrió mucha agua debajo del puente”, pues otros candidatos ya lo habían hecho.

En el año 2016, el entonces alcalde, Juan Pablo Gallo, y la élite de funcionarios nacionales encabezados por el ministro de Defensa pereirano, Luis Carlos Villegas, enfilaron baterías para convencer a los ciudadanos y al país de la necesidad de trasladar el batallón San Mateo.

Razones técnicas, de seguridad y ambientales fueron expuestas. Detrás venían las razones de poderosos empresarios que tenían todo listo para construir 7.200 viviendas y meter en el pulmón más grande de la ciudad más de 28 mil personas.

La venta de la viviendas y un convenio con la Agencia Nacional Inmobiliaria garantizaron los 240 mil millones de pesos para pagar el lote y el batallón se iría a instalarse en inmediaciones de La Virginia.

Se “atravesaron” los ambientalistas

Dirigentes cívicos y ambientalistas elevaron la voz de protesta. Denunciaron la existencia de un gran negocio y la inconveniencia de una mole de cemento en el sector de San Mateo.

Las voces de protesta encontraron eco, la administración municipal argumentó que era un proyecto de vivienda que incluía un importante componente ambiental pero los dirigentes cívicos no dieron su brazo a torcer.

El tema se convirtió en un ‘papayazo’ para promesas políticas de muchos sectores y el afán, la urgencia del traslado  y los inversionistas desparecieron por arte de magia.

Y  Duque “se lavó las manos

Con ese panorama apareció el candidato Iván Duque y prometió que Pereira tendría en el batallón San Mateo su parque y proyecto ambiental.

Luego de ganar, incluyó el proyecto en el Plan de Desarrollo y se contempló el famoso predio de Miralindo en La Virginia para el traslado del batallón. Posteriormente “se lavó las manos”.

Con su reconocida ‘habilidad de futbolista’ dijo que el balón está en campo de Pereira y si quieren parque en San Mateo deben conseguir 240 mil millones de pesos y comprar el lote.

Alcaldes, senadores y representantes a la Cámara miraron para el otro lado. Ya no hay afán y mientras esto sucedía La Virginia modificó su plan de ordenamiento y del lote ya solo se puede utilizar un 30 por ciento para la construcción de un nuevo batallón.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami