¿Quién era el sargento viceprimero Duberney Capador Giraldo?

Este es el perfil del exmilitar colombiano, nacido en Génova, Quindío, según su hermana Yenni Carolina, y que fue muerto después del magnicidio del presidente de Haití, Jovenel Moïse.

El suboficial nació en un humilde hogar en el municipio de Génova, Quindío, y tuvo que luchar y forjarse como un hombre fuerte desde niño cuando perdió a su señor padre, siendo el cuarto de cinco hermanos.

Tenía 40 años de edad, de los que entregó 20 sirviendo a la Patria como soldado llegando al grado de sargento viceprimero con el que se retiró en Chiquinquirá en 2019.

Duberney Capador, con el grupo de exmilitares.

Tuvo una carrera intachable en la que se destacan varios reconocimientos e incluso salió elegido por el Ejército Nacional para realizar un curso de derechos humanos en Estados Unidos, cupos seleccionados exclusivamente para los mejores hombres.

Desde pequeño siempre soñó con ser soldado, con servir al país, “ser un héroe de la Patria y contribuir a la paz de Colombia” como un guerrero que siempre fue, relató su hermana Yenni Carolina.

Laboró en las Fuerzas Especiales en diferentes regiones de Colombia como la antigua zona de distensión en el Caquetá, Tolemaida, Bogotá, entre otras, experiencias que siempre le agradecía a su institución.

Su señora madre, sus hijos, sus hermanos y en si el bienestar de toda la familia eran su gran preocupación, relató su hermana, por ello en sus tiempos libres se dedicaba a laborar en una pequeña finca que tiene su progenitora cerca al municipio de Calarcá, donde adecuada diversos proyectos productivos que le permitieran darles todo lo que necesitaban. Esas ganas de que no les faltara nada y lo tuvieran todo fue lo que precisamente lo enrutó hacia el país centroamericano donde encontró la muerte “en medio de un trabajo para el que había sido contratado”, expresó su familiar.

Su hermana Yenni Carolina fue la última persona con la que tuvo contacto de su familia vía telefónica y a través de WhatsApp a quien le contó la zozobra de los últimos minutos de su vida y a quien le pedía en esas comunicaciones que orara mucho por él y que no le contara nada a su mamá para no preocuparla.

El último trino del presidente de Haití, Jovenel Moïse.

En un sueño para la eternidad quedó el reencuentro que tenían planeado para el mes de agosto cuando pensaba regresar a su tierra natal, la misma en la que ahora sus seres queridos lo esperan para, por lo menos, poder brindarle el último adiós.

Le sobreviven dos hijos, una joven de 19 años de edad y un varón de 13 años de edad, quienes ahora tendrán que repetir la historia de su padre, vivir “si el héroe de sus vidas al lado”, manifestó Yenni.

Sobre el resto de hombres que lo acompañaban en Haití se sabe que fueron compañeros y amigos que conoció en su trayectoria militar.

Nadie habla mal de Capador Giraldo, y si bien se dice popularmente que no hay muerto malo, pues este dicho encaja perfectamente en la vida de este soldado de quien nadie tiene queja ni reparo alguno, “pues siempre fue un hombre maravilloso para todas las personas que lo conocieron”, insistió Yenni Carolina.

Qué decirle ahora a su señora madre, que como todos sus allegados se encuentra devastada y pidiendo poderlo ver por última vez, pues aunque ello no reparará el dolor que siente le dará esa tranquilidad del último adiós confiando “en que se hará justicia” y que el nombre de su hijo será limpiado y quedará sin ningún reproche o duda para la eternidad, subrayó su hermana.

Deja un comentario

Close Bitnami banner
Bitnami